POSTURA

La importancia de una espalda recta: tips para mejorar la postura en la oficina

Pasar muchas horas delante de la computadora, de pie o sentados de forma incorrecta casi siempre hacen que tengamos una mala postura corporal. Esto puede acarrear dolores musculares o de columna, tanto en la espalda como en el cuello.

Una postura correcta puede hacer que tu día a día laboral sea más llevadero y, a la larga, que tu espalda se mantenga saludable. Foto: Pixabay.
Una postura correcta puede hacer que tu día a día laboral sea más llevadero y, a la larga, que tu espalda se mantenga saludable. Foto: Pixabay.

La postura se puede deteriorar a causa de nuestros malos hábitos, tales como la forma de sentarnos, el trabajo prolongado con la computadora, llevar el bolso siempre en el mismo hombro, estar mucho tiempo de pie o dormir en una posición incorrecta, entre otros. Además de ser relevante para la imagen personal, una buena postura evita problemas de espalda y de cuello y mejora la oxigenación.

Mejorar la postura no es tan difícil como parece. Para empezar, lo primero que hay que hacer es adaptar los espacios de trabajo o de estudio. Por ejemplo, la silla debe tener una altura correcta para que permita estirar las piernas y mantener la columna pegada al respaldo.

También tenemos que cuidar nuestro cuerpo: controlar nuestro peso y fortalecer los músculos abdominales, de piernas y de hombros para mantener siempre una postura erguida. Hacer ejercicio con cierta frecuencia es esencial para contrarrestar la vida sedentaria de la oficina.

Tips para una buena postura

·         Mantener el cuerpo alineado. Al estar de pie, trata de distribuir tu peso corporal de manera uniforme entre la parte delantera, la espalda y los pies. Si estás sentado en una silla, ponte derecho y alinea la cabeza, hombros y caderas en una línea vertical. Evita cruzar las piernas, inclinarte hacia un costado, encorvar los hombros e inclinar la cabeza.

·         Levantarte y moverte. Por más que te sientes de forma correcta, permanecer mucho tiempo en una misma posición puede ser perjudicial para la salud porque hace que los músculos se tensen. Por eso es aconsejable pararse de vez en cuando, cada media hora más o menos, y hacer algunos estiramientos o caminar.  

·         Usar accesorios especiales. Los reposapiés, las sillas ergonómicas o los respaldos que se agregan a las sillas pueden servir para aliviar el dolor casi instantáneamente. Si no tienes ninguno, poner un almohadón pequeño en la zona lumbar también es de utilidad.

·         Usar zapatos cómodos. Los tacos afectan negativamente a la postura, porque alteran el centro de gravedad del cuerpo. Siempre que puedas, intenta usar el calzado más cómodo posible.

·         Ajustar la silla a la distancia correcta. Una forma fácil de darse cuenta de si la silla está bien colocada es mirar el ángulo de doblez del codo. Lo ideal es que estén flexionados entre 75 y 90 grados. Si están más rectos, estás muy lejos del escritorio; si están más flexionados, estás demasiado cerca o estás encorvado/a.

Si ya sientes dolor de espalda o de cuello, estos consejos los mejorarán rápidamente. Si no, de todas formas son útiles para evitar que aparezcan en el futuro. Y recuerda: sé siempre consciente de tu postura y mantén los músculos relajados.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje