alabanzas

Subsecretario de Ambiente uruguayo elogió a Bolsonaro: “Un líder valiente que reconoce a Dios”

Ambos políticos coincidieron en Brasilia en un evento en apoyo a Israel. Bolsonaro ha sido demandado en la Corte Penal Internacional por crímenes contra la humanidad y el medio ambiente.

Foto: Twitter / Gerardo Amarilla
Foto: Twitter / Gerardo Amarilla

El subsecretario de Ambiente del gobierno de Luis Lacalle Pou, Gerardo Amarilla, viajó el pasado jueves a Brasilia para participar de un evento en “apoyo a Israel” en el que se encontró con el presidente brasileño, Jair Bolsonaro.

Después del evento, Amarilla publicó en su cuenta de Twitter dos fotografías tipo selfie: una en la que se ve a Bolsonaro riéndose y otra en la que está escribiendo algo en un papel. “Lindo encuentro con el presidente de Brasil, un líder valiente que reconoce a Dios y respeta la Constitución”, dijo el jerarca uruguayo.

Bolsonaro: enemigo del medio ambiente

Esto le generó una infinidad de críticas a Amarilla, dada su investidura como viceministro del ministerio que debe velar por el ambiente y que fue creado por Lacalle Pou, y por alabar a Bolsonaro, que ha sido cuestionado desde el inicio de su mandato por sus políticas destructivas del medio ambiente y por la afectación a la Amazonia, una de las selvas más importantes del mundo.

Recientemente, el Oxford Institute publicó el informe Global Climate Change Impacts Attributable to Deforestation of the Brazilian part of the Amazon Rainforest driven by the Bolsonaro Administration, en el que concluye que hay evidencia científica que apunta a que el gobierno de Bolsonaro ha propiciado sustancialmente el incremento de la deforestación.

“Antes de la elección de Bolsonaro, la deforestación en la Amazonía brasileña había caído sustancialmente desde su pico a principios de la década de los 2000 y luego se estabilizó durante la década de 2009-2018”, dice el documento, y prosigue aseverando que el rápido aumento de este hecho “desde 2019 ha resultado en un aumento importante en las emisiones de gases de efecto invernadero de la Amazonía brasileña, que tendrá consecuencias humanitarias globales”.

Respaldando estos hallazgos, el propio Instituto Nacional Brasileño de Investigaciones Espaciales (INPE), de financiación estatal, mostró que en 2019 la deforestación creció un 34% en relación a 2018, y fue la más alta en más de 10 años.

La organización AllRise recientemente presentó una demanda contra Bolsonaro ante la Corte Penal Internacional de La Haya por crímenes contra la humanidad, por las implicaciones que sus políticas medioambientales tienen en la vida de las personas tanto en su país como en el mundo.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje