BOICOT GLOBAL

Sigue el boicot publicitario a Facebook por no garantizar cómo controlará los discursos de odio

Unas 400 empresas globales, entre las que destacan Unilever, Coca-Cola y Starbucks, dejarán de pautar en la red social por su reticencia a controlar el contenido violento y apologético del odio.

"El futuro es privado", reza una leyenda detrás de Mark Zuckerberg en una presentación de productos de la compañía. Foto: Facebook
«El futuro es privado», reza una leyenda detrás de Mark Zuckerberg en una presentación de productos de la compañía. Foto: Facebook

Grupos de derechos civiles de Estados Unidos han presionado para que Facebook reaccione y empiece a limitar los discursos racistas y apologéticos del odio, algo que Twitter ha hecho casi orgánicamente llegando incluso a regular mensajes emitidos por el presidente estadounidense Donald Trump.

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, se había negado en repetidas ocasiones a hacer lo mismo que Twitter, pero en las últimas semanas la presión ha sido insostenible: cientos de empresas globales han decidido sumarse al movimiento Black Lives Matter y dejarán de pautar en la plataforma que es dueña además de Instagram y WhatsApp.

Los ejecutivos de Facebook, entre ellos Carolyn Everson, vicepresidenta de soluciones de negocios globales, y Neil Potts, director de políticas públicas, sostuvieron al menos dos reuniones con anunciantes el martes, la víspera del boicot previsto. Sin embargo, los ejecutivos no ofrecieron nuevos detalles sobre cómo abordarían el discurso de odio, publicó Reuters citando fuentes allegadas al tema. En cambio citaron una y otra vez varios comunicados de prensa que han publicado en los últimos días que son por demás escuetos y poco específicos.

«Simplemente no hay novedades», dijo un representantes de una importante agencia de publicidad.

Frenar discursos de odio

Grupos de derechos civiles de Estados Unidos, como la Liga Anti-Difamación, NAACP y Color of Change, iniciaron la campaña «Stop Hate for Profit» (paremos el odio con fines de lucro) después de la muerte de George Floyd, un hombre afroamericano que murió asfixiado cuando un oficial blanco apretó su cuello contra el suelo durante varios minutos.

Facebook prendió las alarmas a principios de esta semana cuando la empresa multinacional Unilever anunció que no pautaría más publicidad en las redes sociales porque estas «no agregan valor a la vida de las personas» y por la constante presencia de discursos de odio. Zuckerberg dijo que haría sendas auditorías para encontrar y etiquetar este tipo de contenidos odiosos pero que no los sacaría de circulación.

Otro ejecutivo de publicidad que participó en las reuniones virtuales dijo a Reuters que los ejecutivos de Facebook se refirieron en repetidas ocasiones a estas auditorías, pero que no ofrecieron detalles sobre los alcances y mecanismos que utilizarían.

En las últimas horas la empresa anunció que prohibirá publicaciones relacionadas a la organización de ultraderecha y «antigobierno» Boogaloo, cuyos miembros han participado en marchas y protestas armadas contra las cuarentenas por la pandemia del coronavirus.

Más de 200 perfiles y fanpages de una facción diferenciada del movimiento Boogaloo, que activamente busca cometer actos violentos, fueron eliminados, dijo Facebook en una publicación en un blog. La medida significa el «paso más reciente en el compromiso de prohibir a las personas que proclaman una misión violenta» haciendo uso de la plataforma social, agregó.

Para Facebook sin embargo, el boicot no tendría un gran impacto financiero ya que las 100 principales marcas que pautaron en 2019 representaron solo el 6% de los US$70 mil millones de ingresos totales, según una investigación del portal Morningstar que cita datos de la plataforma Pathmatics. Si se cuenta solo las ganancias por publicidad, las top 100 representan el 20%.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje