salud reproductiva

El Hospital Británico inauguró la primera Policlínica de Fertilidad Oncológica del Uruguay

La unidad está enfocada en asesorar y tratar a pacientes que pueden tener problemas reproductivos en el futuro a causa de un tratamiento oncológico.

hospital-britanico

El Hospital Británico abrió la primera Policlínica de Fertilidad Oncológica, que tiene como fin asesorar y tratar a personas que reciben o van a recibir tratamientos oncológicos y que, por ello, ven o pueden ver afectada su capacidad reproductiva.

“Los tratamientos oncológicos avanzaron mucho en los últimos años, salvan vidas pero muchas veces vienen acompañados de efectos adversos. Matan las células del cáncer y en ocasiones también otras células”, manifestó la doctora Dana Kimelman, referente de la nueva policlínica que empezó a funcionar desde marzo.

La médica explicó que las mujeres nacen con una cantidad específica de óvulos “que tendremos para usar el resto de nuestra vida”, y que un tratamiento oncológico puede provocar que ella pierda su reserva ovárica y, por ende, quede infértil.

En el caso de los varones, “si bien tienen la posibilidad de producir espermatozoides durante toda su vida, estos tratamientos muchas veces matan las células que ayudan a que estos espermatozoides se produzcan”.

Así las cosas, “ambos pueden ver su futuro reproductivo afectado por los tratamientos oncológico”, y el alcance de la afectación dependerá del tratamiento a recibir. Algunos fármacos son más agresivos con el cuerpo que otros, y también tiene que ver las dosis que reciba el o la paciente y la edad. En el caso de las mujeres, explicó Kimelman, “va a depender también de su reserva ovárica previa”.

La Policlínica de Fertilidad Oncológica del Hospital Británico es la primera en su tipo en el Uruguay y ofrecerá a sus socios y socias asesoramiento oportuno, previo a comenzar un tratamiento oncológico.

Fue concebida como parte de la atención integral que el Hospital Británico brinda a los pacientes oncológicos y refleja la convicción de que hombres y mujeres “deben recibir información respecto de su futuro reproductivo y se les debe brindar herramientas para proteger su fertilidad”.

Celebró que exista cada vez más evidencia científica en cuanto a la posibilidad de “contrarrestar los efectos adversos” de los tratamientos oncológicos sobre niños, niñas, adolescentes y adultos. En el caso de niños y niñas, “la estrategia que tenemos para poder proteger su fertilidad a futuro es la preservación de tejido ovárico, en el caso de las niñas, o de tejido testicular, en el caso de los varones”, explicó la especialista. Ambas técnicas son todavía experimentales.

Nuevas técnicas

La doctora Kimelman participa con otros expertos en un proyecto que recibió el financiamiento de la Agencia Nacional de Investigación, para “estandarizar la técnica de preservación de tejido ovárico para niñas que deben someterse a tratamientos oncológicos”, una técnica que aún no se ofrece en el Uruguay, pero que podría llegar a estar disponible en el corto plazo si los desarrollos siguen.

En el caso de los adultos “lo que se hace es la criopreservación de gametos, tanto óvulos como espermatozoides, para que puedan ser retirados del cuerpo previo al inicio del tratamiento y luego ser utilizados para lograr un embarazo”.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje