compra cuestionada

Cardoso asegura que “Kirma Services” no es de Estonia: Mintur les contrató US$280.000 y el BROU frenó el pago

Kirma Services no tiene personal en el lugar donde supuestamente deberían estar sus oficinas, y en el teléfono registrado no atiende nadie. El BROU no pagó los US$280.000 para no violar su política antilavado de activos.

Germán Cardoso al lado de Luis Lacalle Pou, cuando aún era ministro de Turismo. Foto: Archivo Presidencia de la República
Germán Cardoso al lado de Luis Lacalle Pou, cuando aún era ministro de Turismo. Foto: Archivo Presidencia de la República

El Ministerio de Turismo, durante la administración de Germán Cardoso, contrató a la empresa Kirma Services OÜ, con sede en Estonia, un total de US$280.000 en publicidad turística en 2020, justo el año en que estalló la pandemia del COVID-19 y no entró un solo turista desde el extranjero.

Si bien aparece en el Registro Único de Proveedores del Estado (RUPE), el Ministerio de Turismo tiene en su poder una dirección de ubicación que no es la misma que su documentación oficial. Según publicó este jueves el semanario Búsqueda, se intentaron poner en contacto por medio del correo electrónico con la empresa pero los emails regresan como si la casilla no existiera y en el teléfono al que pudieron acceder, supuestamente de la compañía, no tuvieron respuesta.

Cardoso había dicho que la empresa tiene oficinas en Uruguay, pero desde la empresa han desmentido públicamente esas aseveraciones remarcando que solamente están en Estonia. La dirección física, según el semanario, estaría en un cowork (oficinas compartidas) que está en alquiler. En la web de la empresa indica que la dirección verdadera es en el segundo piso del número 5 de la calle Tornimäe, en la ciudad estonia de Tallin.

Cuando Kirma ganó una licitación, era la primera vez que operaba en el Uruguay y ganó frente a las otras dos competidoras: Cisneros Interactive (que tiene relación con Facebook) y Netcom, compañía con sede en Maldonado que se especializa en gigantografías y demás de publicidad exterior.

El supuesto dueño de la empresa, Giorgios Shipillis, un hombre de nacionalidad chipriota de 75 años de edad, incluso aparecía en el RUPE con el nombre mal escrito, sin la «h» en el apellido.

También salta a la vista que RUPE muestra la cuenta bancaria a la cual se debían depositar los US$280.000, pero resultó no ser un banco tradicional sino que es una empresa financiera distinta creada en Estonia con sede en Bélgica, pero relacionada con Panamá, un paraíso fiscal conocido. Fue observada por el Ministerio de Economía y Finanzas y el Tribunal de Cuentas, y el Banco República decidió no transferir el dinero para no violar su política antilavado de activos.

¿Está o no en Uruguay?

Por su parte el exministro Cardoso, hoy cubierto por los fueros del Parlamento, se defendió y aseguró: “No me enriquecí, no favorecí a nadie y no hubo daño patrimonial al Estado”. Además indicó al semanario que “no es de Estonia” sino que tiene sede acá en Montevideo. Desde la compañía desmienten esa aseveración. “La empresa está acá, pero tiene toda la dirección y todo en el exterior”, aclaró la periodista Paola Riani, asesora de prensa.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje