pobreza en latinoamérica

La pandemia arrastró a la pobreza a 4,7 millones latinoamericanos. ¿Qué pasó en Brasil y cómo impacta en las estadísticas?

La crisis provocada por la pandemia ha lanzado hacia la pobreza a millones de latinoamericanos que antes tenían sus necesidades básicas cubiertas y ahora están en riesgo alimentario. Pero, ¿Qué es el 'efecto brasileño' y cómo impacta en las estadísticas?

Foto de archivo
Foto de archivo

La pandemia del COVID-19 arrastró hacia la pobreza a las antes pujantes clases medias de Latinoamérica y el Caribe, pero la situación podría ser por lo menos dos veces peor sin el llamado ‘efecto brasileño’, como lo define el Banco Mundial.

En 2020, más de 4,7 millones de latinoamericanos y caribeños que pertenecían a la clase media cayeron en la vulnerabilidad debido a las consecuencias económicas de la pandemia del COVID-19, según el Banco Mundial. Sin el programa de transferencia de dinero estipulado en Brasil, conocido como auxilio de emergencia, ese número llegaría a 12 millones de personas en la región, lo cual las autoridades del BM ven como un espejismo.

Si se consideran las personas que descendieron a la pobreza, como lo definen los indicados del Banco Mundial, el imapcto de la medida de auxilio del gobierno de Jair Bolsonaro queda más en evidencia: sorprendentemente, por lo menos 400.000 personas en la región latinoamericana y caribeña salieron de la franja de ingresos bajos que califica como pobreza, pero si excluimos los beneficiarios del auxilio de emergencia en Brasil, el Banco estima que 20 millones de latinoamericanos habrían caído en la pobreza el año pasado. He ahí el espejismo.

En marzo de 2020, el Senado de Brasil aprobó una ayuda económica de emergencia de 600 reales por mes (unos US$115 para entonces) para trabajadores informales, autónomos, monotributistas, microempresarios individuales y personas desempleadas, entre otros. Bolsonaro se mostró reacio a la idea el principio pero tuvo que ceder a la presión de la oposición. Quiso bajar el monto a 200 reales (menos de US$40) durante tres meses no prorrogables. En medio a las crecientes críticas a su pavorosa gestión de la pandemia, Bolsonaro aprobó la medida y las rentas empezaron a ser transferidas a personas que calificaron en abril del año pasado. Fueron cinco pagos de 600 reales, seguidas de otras cuatro de 300 reales durante el año.

Hasta noviembre del año pasado, el gobierno federal ya había pagado 250 mil millones de reales a más de 68 millones de brasileños, según la página web del Ejecutivo. De forma directa o indirecta, el auxilio alcanzó a mitad de todos los 213 millones de brasileños. El valor representó un poco menos del 50% de los gastos que el país tuvo con el enfrentamiento a la pandemia hasta diciembre, según la página del Senado. El beneficio sigue en vigencia, pero con valores reducidos a una media de 250 reales (US$50 aproximadamente).

¿Sirvió de algo?

“Además de reducir la pobreza, el programa de transferencia de dinero también demostró ser una herramienta efectiva para estabilizar el Producto Interno Bruto durante la crisis. Los bienes y servicios producidos por Brasil en 2020 desplomó unos 4%, pero las proyecciones estimaban que cayeran 6.5%”, escribió en OpenDemocracy la periodista y máster en relaciones internacionales Manuella Libardi.

“Según economistas, las inyección de dinero a través de las transferencias están por detrás del logro. En otras palabras, el programa tuvo un impacto positivo de 2,5% en el PIB. Un estudio realizado por la Universidad de São Paulo estima que el auxilio evitó que la economía cayera entre 8,4% y un 14,8%”, agregó Libardi.

“Cuando comenzó la pandemia, había una expectativa muy negativa. Cuando llegaron los auxilios y otros programas, fue posible tener una mejora en el resultado del PIB,” dijo Sérgio Vale, economista jefe de MB Associados, al periódico Correio do Povo. El presidente de la Caixa Econômica Federal, empresa estatal brasileña de servicios financieros, Pedro Guimarães, afirmó que el auxilio se vio reflejado en el consumo promedio de los brasileños. Según la Caixa, el auxilio es responsable de 47,6 mil millones de reales que se gastó en tiendas y supermercados en 2020.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje