HUMANIDAD

Muere de coronavirus en California un joven de 17 años por no tener seguro médico

"El viernes antes de morir, estaba sano", dijo el alcalde de Lancaster, California.

Foto con fines meramente ilustrativos: Pixabay
Foto con fines meramente ilustrativos: Pixabay

Un adolescente de 17 años residente de Lancaster, California, falleció la semana anterior en el Condado de Los Ángeles, debido a que se le negó atención médica por no tener seguro de salud. Tenía coronavirus. 

En la sala de urgencias de un hospital se le descartó como posible infectado de COVID-19 y se le ordenó regresar a su hogar. Horas después comenzó a manifestar los síntomas como problemas para respirar, tos seca persistente y fiebre. Se dirigió entonces a otro centro de salud pero su estado ya era crítico, y falleció.

“La fatalidad que informó el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles hoy requerirá una evaluación adicional por parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Aunque las primeras pruebas indicaron un resultado positivo para COVID-19, el caso es complejo y puede haber una explicación alternativa para esta fatalidad. La privacidad del paciente impide que ofrezcamos más detalles en este momento», señalaron las autoridades sanitarias del Condado en un comunicado dado a conocer el pasado 26 de marzo.

El alcalde de Lancaster, Rex Parris, dijo que «el viernes antes de morir estaba sano» y que «para el miércoles ya estaba muerto». Parris confirmó que el joven no contaba con un seguro de salud, por lo que no le dieron tratamiento médico cuando llegó al centro médico, en donde el personal le sugirió que vaya a un hospital público.

Un perverso sistema de salud

Estados Unidos tiene uno de los sistemas de salud más deficientes del primer mundo. Básicamente, la salubridad se maneja como un gigantesco y multimillonario negocio y no como un servicio de bien público.

En EE.UU., cada año caen en bancarrota unas 600.000 personas por no poder pagar sus facturas médicas y 28 millones no pueden acceder a la sanidad debido a los costos prohibitivos.

La directora de Salud Pública de Los Ángeles, Barbara Ferrer, fue contundente en su mensaje: “Cada pérdida que experimentamos en el condado es trágica, y estamos enviando nuestras más sinceras condolencias a las familias y seres queridos que han tenido que soportar esta tragedia. El COVID-19 no discrimina por edad, raza o nivel de ingresos, y lo que estamos viendo en lugares como Nueva York es indicativo de lo que debemos preparar para experimentar aquí”.

“Si bien la Salud Pública está haciendo todo lo posible para mitigar el impacto de esta enfermedad en nuestra comunidad, solo podemos aplanar la curva si todos toman en serio el distanciamiento social y se adhieren a todas las órdenes de aislamiento y cuarentena emitidas por nuestro Oficial de Salud”, añadió la jerarca.

Estados Unidos es ahora el lugar con más número de contagios en el mundo con 142.793 y casi 2.500 muertes en total. California, Washington y Nueva York son los tres lugares más afectados del país.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje