TORTURADO

Julian Assange muestra síntomas de «tortura psicológica», asegura un experto de la ONU

El fundado de Wikileaks sufre estados de "pánico constante" y ha sugerido que está en una "pesadilla de la que no puede despertarse", según un relator especial de la ONU sobre tortura.

Grafitti de Julian Assange en St.-Romain-au-Mont-d'Or, Francia, pintado por Thierry Ehrmann
Grafitti de Julian Assange en St.-Romain-au-Mont-d’Or, Francia, pintado por Thierry Ehrmann

Julian Assange está padeciendo de «estrés extremo y ansiedad crónica» y vive en un estado de «pánico constante» después de pasar siete años encerrado en la Embajada de Ecuador en Londres, dijo el jueves un destacado experto de las Naciones Unidas que visitó al cofundador de WikiLeaks en prisión.

Nils Melzer, el relator especial de la ONU sobre la tortura, dijo a NBC News que culpa a los Estados Unidos, el Reino Unido y Suecia por someter a Assange a «tortura psicológica» y «persecución colectiva» mientras se encontraba dentro de la embajada.

Después de practicarle “un examen médico en profundidad” ´por parte de expertos médicos, Melzer consideró “evidente que la salud de Assange resultó gravemente afectada por el entorno hostil al que estuvo expuesto durante varios años”. “Además de dolencias físicas, Assange presenta todos los síntomas típicos de una exposición prolongada a la tortura psicológica, una ansiedad crónica y traumas psicológicos intensos”, señaló Melzer, quien estimó que “las pruebas son contundentes y claras”.

“Assange fue expuesto de forma deliberada, durante varios años, a formas graves de penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes cuyos efectos acumulativos solo pueden describirse como tortura psicológica”, añadió.

Persecución, encierro y tortura

Assange huyó a la embajada de Ecuador en Londres en 2012 para evitar la extradición a Suecia en donde se le acusaba de violación y agresión sexual, cargos que él niega rotundamente.

Assange y sus partidarios afirman que se vio obligado a exiliarse para evitar también la extradición a los Estados Unidos, una creencia apoyada por Melzer, debido a que el país le requería por la publicación de cientos de miles de documentos clasificados que expusieron oscuros secretos de EE.UU.

En la actualidad, Assange se encuentra recluido en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, en Londres, tras haber sido expulsado de la embajada en abril y condenado a 50 semanas por omitir la fianza.

Desde entonces, EE.UU. ha anunciado 17 cargos contra Assange en virtud de la Ley de espionaje de 1917, que según los críticos, tiene implicaciones potenciales en la libertad de expresión.

Melzer advirtió que, si se extradita a Assange a Estados Unidos es probable que se enfrente a «malos tratos y tortura» como aislamiento prolongado o privación sensorial.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje