MATANZA

Matarán a millones de visones para evitar que nuevo coronavirus se propague a humanos

Se teme que la nueva cepa de coronavirus suponga un riesgo para la eficiencia de una futura vacuna contra el COVID-19.

Foto: Rita Linhart / Nettverk for dyrs frihet
Foto: Rita Linhart / Nettverk for dyrs frihet

Varios millones de visones serán sacrificados después de que se descubriera en ellos una mutación de coronavirus: al menos 200 granjas de visones en Dinamarca reportaron la presencia del virus en ejemplares.

Según autoridades danesas, hasta ahora 12 personas del personal de estas granjas han sido infectadas, principalmente en la región norte del país, pero el ministro de Salud Salud, Magnus Heunicke, dijo que creía que cerca de la mitad de los 783 casos humanos de COVID-19 en el norte de Dinamarca estaban «relacionados» al visón.

La primera ministra, Mette Frederiksen, declaró que se teme que el nuevo virus represente «un riesgo para la eficiencia» de una futura vacuna contra el COVID-19. «Es una situación muy, muy grave (…) por lo tanto, el virus mutado en el visón puede tener consecuencias devastadoras en todo el mundo», aseguró.

Dinamarca es uno de los principales exportadores de pieles de visón del mundo y produce aproximadamente 17 millones de pieles al año. Esta industria es blanco de críticas por parte de organizaciones de derechos de los animales porque las condiciones en que se mantienen a estos animales en pequeñas jaulas apenas más grandes que sus cuerpos han sido documentadas como realmente crueles. Los visones suelen terminar con serios problemas psiquiátricos y son asesinados sin considerarlos de formas muy violentas.

Matanza masiva

Kopenhagen Fur, una cooperativa de 1.500 criadores daneses, representa el 40% de la producción mundial de visones. La mayoría de sus exportaciones van a China y Hong Kong. El gobierno danés ordenó la matanza de millones de ejemplares como una forma de «minimizar el riesgo» de que el nuevo coronavirus se transforme en una pandemia de las proporciones del COVID-19.

Según estimaciones oficiales, al menos 15 millones deberán ser matados y el costo en la industria será de más de 5.000 millones de coronas (unos US$790 millones). El jefe de la Policía Nacional danesa, Thorkild Fogde, dijo que la matanza debería suceder «lo antes posible» y su institución participará de la coordinación de esta.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje