mil disculpas

Reino Unido: Boris Johnson admite haber hecho una fiesta cuando el país estaba en cuarentena obligatoria

La fiesta tuvo lugar en la casa oficial del primer ministro, y Johnson compareció ante el Parlamento para pedir disculpas.

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido. Foto: Parlamento del Reino Unido / Twitter
Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido. Foto: Parlamento del Reino Unido / Twitter

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, se disculpó este miércoles ante la Cámara de los Comunes (el Parlamento) por haber organizado y participado de una fiesta en la residencia oficial en el número 10 de la calle Downing, en Londres, el 20 de mayo de 2020 justo cuando su administración había ordenado un confinamiento obligatorio para todo el país por la pandemia del COVID-19.

“Aprendí lo suficiente para saber que hay cosas que se hicieron que, simplemente, no estuvieron bien”, dijo el máximo líder político británico.

Johnson admitió que “entró en ese jardín justo después de las 6 p.m. del 20 de mayo de 2020 para agradecer a grupos de personal” antes de regresar a su oficina “25 minutos después”, pero afirmó que pensó que se trataba de “implícitamente de un evento de trabajo”. “En retrospectiva, debería haber enviado a todos de vuelta al interior. Debería haber encontrado otra forma de agradecerles”, añadió.

El primer ministro reiteró que es asunto de Sue Gray, la funcionaria superior que investiga una serie de fiestas denunciadas en Downing Street y en otros lugares de Whitehall en el transcurso de 2020, determinar los detalles exactos de lo sucedido. “Sé que millones de personas en este país han hecho sacrificios extraordinarios en los últimos 18 meses. Sé la angustia por la que han pasado: incapaces de llorar a sus familiares, incapaces de vivir sus vidas como quieren o de hacer las cosas que aman”, agregó en su declaración ante la Cámara de los Comunes.

“Sé la rabia que sienten conmigo y con el gobierno que dirijo cuando piensan que en Downing Street las personas que las hacen no siguen las reglas correctamente. Y aunque no puedo anticipar las conclusiones de la investigación actual, he aprendido lo suficiente como para saber que hubo cosas que simplemente no hicimos bien y debo asumir la responsabilidad”, prosiguió.

La oposición pide su renuncia

El legislador, Keir Starmer, no ve en las disculpas una reparación suficiente al bochornoso acto y le pidió a Johnson que “haga lo correcto y renuncie a su cargo” porque su defensa fue “tan ridícula que en realidad es ofensiva para el pueblo británico”.

Para el Starmer, quien es el líder de la bancada de la oposición en el Parlamento, lo sucedido es “una clara violación del código ministerial” y un “espectáculo patético de un hombre que se ha quedado sin rumbo claro”.

“Cuando el exsecretario de salud del primer ministro rompió las reglas, renunció y el primer ministro dijo que tenía razón al hacerlo. Cuando el portavoz del primer ministro se rió de que se rompieran las reglas, ella renunció y el primer ministro aceptó esa renuncia”, manifestó el laborista.

 

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje