EDUCACIÓN

FUM-TEP rechaza que parte del Impuesto de Primaria se destine a salarios

La Federación Uruguaya de Magisterio - Trabajadores de la Educación Primaria (FUM-TEP) expresó al presidente del Consejo Directivo Central de la Administración de Educación Pública, Robert Silva, que no comparten que la recaudación del Impuesto de Educación Primaria que paga la ciudadanía para alimentación escolar y otros rubros que favorecen la calidad de la educación pueda volcarse a salarios y desvirtuar así el objetivo de este tributo.

comedores (1)

Este miércoles 18 de agosto, la FUM-TEP paralizará sus actividades y se movilizará en todo el país. En Montevideo rodearán el Palacio Legislativo, en momentos en que la Cámara de Diputados votará la Rendición de Cuentas. La concentración será a las 12 horas en la Plaza de los Mártires de Chicago y a las 13:30 se dará lectura a la proclama de la Coordinadora de Sindicatos de la Educación del Uruguay.

La plataforma reivindicativa incluye: “un presupuesto educativo del 6% del PIB para ANEP y UDELAR, asegurar la alimentación de niños y niñas a través de los comedores escolares, asegurar la continuidad del Programa de Maestros Comunitarios y trabajar para cubrir todas las escuelas del país con dicho programa”.

También reclaman la creación de cargos para universalizar tres años con grupos de hasta 25 niños, la creación de cargos y ampliación de horario de auxiliares de servicio para cubrir todas las escuelas, la recuperación del salario perdido en 2020 y el ajuste salarial del 100% del IPC en 2021.

Cartas

Días pasados, la FUM-TEP remitió una carta a las autoridades de la educación, a través de la cual plantea que garanticen la alimentación de los escolares durante el paro.

Este lunes 16 de agosto, el presidente del CODICEN, Robert Silva, respondió al sindicato, también a través de una misiva, que sentía satisfacción por el hecho de que haga mención a la alimentación de los niños durante los días de paro, “ya que hace varios meses e incluso el año pasado, fueron varios los actores, entre ellos entidades sindicales de la educación, que por un lado negaron tal circunstancia, o por otro argumentaron en el sentido de que existían guardias gremiales para que los niños no quedaran sin comer”.

“Luego de haber realizado el reconocimiento del problema, lo que nos convoca a encontrar una solución en conjunto, le peticionamos formalmente que se establezcan por parte de la FUM-TEP guardias gremiales para que ni un solo comedor permanezca cerrado el próximo 18 de agosto, en particular en aquellas escuelas que no abren sus puertas como ha acontecido en forma reiterada en paros anteriores”, expresó Silva.

Por su parte, la FUM-TEP respondió al jerarca de la Educación con otra misiva, la cual lleva la firma de la secretaria general de la federación, Elbia Pereira.

“En su nota usted responde a nuestra propuesta de utilizar el mecanismo de la distribución de tickets para atender la alimentación de niñas y niños que concurren a los comedores escolares, el próximo 18 de agosto, día que la Coordinadora de Sindicatos de la Educación del Uruguay realizará un paro solicitar mejoras presupuestales para la educación”, expresa la dirigente sindical.

Asimismo, asegura que para FUM-TEP la alimentación escolar “es un tema de la mayor preocupación y sensibilidad”, por el cual lucharon para otorgar una alimentación suficiente, sana y saludable.

“Este servicio cumple una función de educabilidad para que nadie deje de estudiar por falta de alimentación, de contribución a la integración social de alumnos de diferentes orígenes y de aprendizaje en el uso de espacios y hábitos comunes”, señala.

Pereira manifiesta asimismo que el servicio contribuye a las políticas de alimentación sana y saludable para las infancias durante el ciclo escolar, aproximadamente 180 días al año. “Pero como usted bien sabe los comedores escolares no funcionan el resto de los días que incluyen fines de semana, feriados y los correspondientes recesos vacacionales”.

“Somos conscientes que la situación sanitaria y las insuficientes medidas adoptadas para atender las consecuencias sociales originaron un incremento importante de pobreza y desempleo que obligan al Estado a realizar esfuerzos para mitigar sus impactos en la niñez. Por esta razón nos movilizaremos el próximo miércoles, pero además en esta oportunidad hemos propuesto la utilización de un recurso que ha sido aplicado en ocasiones anteriores, distribuyendo tickets de alimentación a quienes concurren a los comedores anteriores y no pueden hacerlo el día de paro”, expresa Pereira en la carta dirigida a Silva.

La dirigente sindical asegura que la FUM-TEP “es muy cuidadosa para tomar este tipo de medidas extremas que por otra parte son muy pocas en el año”.

“Hasta la fecha nunca se ha considerado la aplicación de guardias gremiales en estas ocasiones. Siempre estamos abiertos a dialogar y considerar todas las propuestas en bien de la educación pública y las infancias, como en este caso”, indica.

No hay tiempo

En ese marco, expresa que “no hay tiempo suficiente para discutir y adoptar por parte de maestros de todo el país una resolución una medida de este tipo”.

“Los mecanismos democráticos que utilizamos para cada decisión que involucra a más de 20.000 docentes y 5.000 no docentes requieren una amplia participación y consulta de las 30 filiales que integran FUM-TEP. Así tomamos las decisiones en nuestro sindicato”, remarca.

Pereira expresa también que la ANEP “ya se enfrentó en ocasiones anteriores a la clausura de carácter general, parcial o de una sola escuela, que obligó al cierre respetivo de los comedores. Se optó por el procedimiento de acreditar montos similares a un ticket de alimentación a esas familias”.

Asegura que el ente cuenta con recursos no utilizados en tiempo de pandemia que pueden destinarse a ese fin y conoce la logística de cómo procesarlo. “Quedamos a las órdenes para considerar en el futuro otras soluciones, siempre que exista, por parte de las autoridades, verdadera voluntad de negociaciones en este y otros temas que nos ocupan”.

Manifiesta que el próximo miércoles 18 de agosto, junto a los demás trabajadores de la educación, la FUM-TEP realizará un paro nacional y movilizaciones con el propósito de “obtener recursos y disposiciones que permitan mejorar el funcionamiento de la escuela pública y la atención de la niñez”.

“Entre estas disposiciones se encuentra el mantener el destino del Impuesto de Educación Primaria que paga la ciudadanía para alimentación escolar y otros rubros que favorecen la calidad de la educación. Queremos expresar, en relación a ello, que no compartimos que la recaudación de este impuesto pueda volcarse a salarios y desvirtuar así el objetivo de este tributo. Lo hemos expresado en la Comisión de Presupuesto y lo hacemos público en esta ocasión”, manifiesta Pereira.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje