Ecuador: Lasso disuelve el Parlamento en medio del juicio político y se convocan elecciones en seis meses

El mandatario se enfrentaba a un juicio político, pero decidió disolver el Parlamento que estaba llevando a cabo el proceso.

Guillermo Lasso, presidente de Ecuador.
Guillermo Lasso, presidente de Ecuador.

En un movimiento sin precedentes, el presidente conservador de Ecuador, Guillermo Lasso, ha decidido disolver la Asamblea Nacional, que se encontraba sumida en un juicio político en su contra. Esta drástica medida se lleva a cabo en un intento por encontrar una solución constitucional a la actual crisis política que azota al país.

La Asamblea Nacional, de mayoría opositora, ha sido clausurada por orden del presidente Lasso, quien ha convocado elecciones generales anticipadas. Hasta que su sucesor asuma el cargo, el presidente gobernará mediante decretos, asegurando así el funcionamiento del país en medio de la situación delicada.

El anuncio oficial fue realizado por el mandatario a través de un mensaje dirigido a la nación, en el cual mencionó el Decreto Ejecutivo 741 como el instrumento legal utilizado para disolver la Asamblea Nacional y solicitar la convocatoria a elecciones. En su mensaje, Lasso expresó su convicción de que esta es la mejor decisión para encontrar una salida a la crisis política y restablecer la estabilidad interna del Ecuador. Además, subrayó la importancia de devolver al pueblo ecuatoriano el poder de decidir su futuro en las próximas elecciones.

El presidente Lasso ha concluido su comunicado en Twitter con una etiqueta que proclama «el pueblo decide», en un claro intento de enfatizar la voluntad democrática detrás de su acción.

Esta decisión presidencial se produce tras la comparecencia de Guillermo Lasso ante la Asamblea Nacional, donde presentó su defensa contra las acusaciones de peculado realizadas por la oposición. El presidente utilizó la figura legal de la «muerte cruzada» para disolver la Asamblea, evitando así el debate parlamentario y la posterior votación de una moción de censura.

Cabe mencionar que la destitución del Jefe de Estado habría requerido 92 votos a favor, equivalentes a dos tercios de los miembros de la Asamblea.

En respuesta a esta situación, se ha observado un incremento en la presencia militar y policial alrededor del edificio de la Asamblea. Decenas de militares y agentes de policía, equipados con indumentaria antimotines, han rodeado el lugar, restringiendo el acceso a varias cuadras.

El general Nelson Proaño, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, ha manifestado que la decisión de Lasso se encuentra fundamentada legalmente y, por lo tanto, debe ser respetada por todos los ciudadanos. Además, afirmó que tanto las Fuerzas Armadas como la Policía Nacional son instituciones obedientes y no beligerantes, cumpliendo su misión con estricto apego al poder civil y a la Constitución.

Asimismo, el general Proaño ha expresado su confianza en que el país no tolerará ningún intento de alterar el orden constitucional a través de la violencia, poniendo en peligro la democracia. En caso de que ello suceda, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional actuarán con firmeza para proteger la vida, los derechos y las garantías de los ecuatorian

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje