india

OMS califica variante india del COVID-19 como de preocupación internacional

La variante india del SARS-CoV-2 fue descubierta a finales de marzo y podría ser uno de los motivos por los cuales la pandemia está fuera de control en el país asiático.

La situación en los hospitales de India es crítica desde hace semanas. Foto cortesía de indianexpress.com
La situación en los hospitales de India es crítica desde hace semanas. Foto cortesía de indianexpress.com

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que la variante del SARS-CoV-2 conocida como B.1.617, y popularmente como la variante india, es motivo de preocupación mundial.

Así lo dijo la epidemióloga de la OMS Maria Van Kerkhove en una sesión informativa ese lunes. “La clasificamos como una variante de preocupación a nivel mundial (…) Hay cierta información disponible que sugiere una mayor transmisibilidad”, aseveró.

La variante india se empezó a conocer así coloquialmente porque fue descubierta a finales de marzo precisamente en ese país asiático. Presenta dos nuevas mutaciones significativas en la proteína de espiga que facilita que el virus penetre en las células y evada el sistema inmunológico.

Aún está en investigación, pero los expertos consideran que esta variante podría estar estrechamente relacionada con el fuerte aumento de contagios que está viviendo India en las últimas semanas.

El gigante asiático de 1.366 millones de habitantes ha reportado desde marzo de 2020 a la fecha 22,94 millones de positivos y casi 250.000 muertes. Está viviendo por estos días además un drástico incremento de casos activos. El primer pico había sucedido el 17 de setiembre de 2020, cuando tocó el máximo de ese año de 1.018.454 de personas cursando la enfermedad. Ese número fue sobrepasado el 9 de abril, cuando habían 1.046.376 y ahora se ha casi cuadruplicado: al 9 de mayo habían 3.750.998 infecciones activas.

También tiene una media de muertos particularmente alta: el máximo de decesos en 24 horas tuvo lugar el 7 de mayo de 2021 cuando se constataron 4.194.

Los hospitales indios experimentan hace semanas faltantes de camas y oxígeno, mientras que las morgues y los crematorios no dan abasto por el ritmo al que tienen que atender y disponer de los cuerpos. El aumento de las infecciones coincidió además con una caída drástica en la cantidad de vacunas administradas debido a problemas de suministro y entrega, lo que llevó a que en algunos estados se cerraran centros de vacunación.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje