Simpatía por el diablo

keith richards

– que haces ?
– bien y vos ?
– bien …. que historieta en la que estamos, no ?
– y es que venimos a una velocidad como sociedad (suciedad) jamás imaginada.

– la verdad que si, tan rápido vamos …
– peor, tan acelerado vamos mirando para …. adelante ? objetivo ? meta ? que nos ciega cualquier posibilidad de mirar para el costado.
– si, y aunque no quieras terminás en ese rollo
– pensar que de pendejos nos oponíamos a algo así, sabíamos perfectamente que lo importante es el camino, no el supuesto fin y sin embargo terminamos casi sin poder disfrutarlo .. muy loco, roza lo triste.
– tan rápido no te da tiempo a nada, es un hecho, tarde o temprano te das de trompa contra algo, hay que estar más relajados.
– si, no aprendimos del pasado … nunca aprendemos, y me incluyo.
– veníamos como pedo y de golpe apareció el diablo de la nada, mucho más rápido que todos y vino para quedarse un rato sin dudas.
– el diablo siempre fue más rápido, siempre estuvo en la vuelta.
-si, jaja ya lo cantaban los rolling

I was ’round when Jesus Christ
Had his moment of doubt and pain

Made damn sure that Pilate
Washed his hands and sealed his fate

– que grande el keith richards !!
– viste la foto en estos días de él en el balcón tomando un whisky pasando la cuarentena?
– jaja, si la vi, pero puede ser una fake!
– y si, como todo esto que pasa quizás … pero que importa, dudas que no tenga esa postura relajada y de calma ?
– no lo dudo, disfrutando el camino, como siempre.
– sin dudas la mejor postura es la calma

Cualquiera de las fotos que circularon pueden haber sido tomadas en cualquier momento de la historia … muerte, miedo, pánico, incertidumbre …. cuántas veces nos lo contaron en historia ? pestes, guerras ….
A mi en particular me movió esa foto de richards, fue como que pasó por al lado mio, me dio un toquecito con la mano en el culo y me dijo «tranqui» y siguió su camino.
Coincidió también en estos días de interior (ambiental y espiritual) que volví a ver un documental rodado en el 88 en el cual participé directa e indirectamente. (mama era punk – //www.youtube.com/watch?v=wIG_RzSTbMs – si desean conocerme un poco más son solo 35 minutos, lentos para estos tiempos, pero solo 35 minutos)
Me invadió ese sentimiento de lo intenso que viví esos años de apertura democrática, de utopías, de sueños y esperanza, en contra de cualquier cosa «establecida» que me pongas adelante, porque sentíamos que Montevideo agonizaba.
Pero luego llegaron a venderme la libertad de mercado, la confianza en este sistema seguro, que si te esfuerzas logras tus sueños, bla, bla, bla … y compré, me endulcé. Soy sincero.
Pero la verdad es que es una ilusión que continuará mientras sea rentable. Cuando sea muy cara de mantener, bajarán el escenario, cerraran las cortinas, sacarán las sillas y podrás ver el agujero en la pared del teatro en ruinas.
A dónde quiero llegar con todo esto … obviamente a lo más importante y el objetivo de este mail … un concepto a trasmitir para salir sanos y fuertes de esta «crisis», más aún, salir de forma honesta, orgullosos, trasmitiendo lo que sentimos y lo que creemos es bueno.
Creo que llegamos al punto de saturación de las banales promesas marketineras que luego no se cumplen o se cumplen a medias, son ilusiones de venta, son huecas.
Es un camino tremendamente largo el que ha hecho el demonio, el bien y el mal tienen una larga trayectoria histórica. En todo hay bien y hay mal o mejor dicho el bien se transforma en un instante en mal y viceversa.
Pensábamos que veníamos como sociedad en el camino correcto, que estaba todo bien, pero de golpe aparece el lado oscuro que tiene todo y nos invade con su sombra.
Hay mucha incertidumbre por el futuro, hay miedo, se habla de muerte, de inseguridad sobre como actúa este nuevo demonio…
Nos vendieron seguridad… y nos dimos cuenta de lo vulnerables que somos
Nos vendieron certezas y obtuvimos incertidumbre.
Que le podemos decir al empresario, al inversionista, al arquitecto que está proyectando, al constructor que tiene adjudicada una obra y tiene que ejecutarla no sabe bien como en este nuevo escenario?
Le podemos decir que es seguro contratarnos a pesar de todos los esfuerzos que hagamos de control sanitario cuando todos sus paradigmas se vieron desparramados por un demonio invisible acechando en cada rincón del planeta?
El demonio es exponencialmente veloz y a la velocidad se la combate con CALMA.
 
Saben que lo digo por experiencia propia actual, en los límites me enojo y pierdo la calma. Pero lo que no saben es que sinceramente yo la tuve y la conocí. Conozco su poder porque supe manejarla bastante bien, salí intacto de situaciones graves, incluso de armas donde podría haber pasado cualquier cosa. Pero no se en cual de las crisis la perdí y con ella el rumbo, seguí para adelante como pude, a los tropezones y con muchas heridas. Necesito recuperar esa magia, porque la calma es mágica.
Los sobrevivientes de los Andes lograron sobrevivir porque hubo por lo menos un líder que mantuvo la calma y logró lo imposible.
Todos los líderes que lograron los mejores resultados en las crisis sabían mantener la calma en esos momentos dónde lo que prima es una sensación de angustia, porque angustia viene de angosto, de estrecharse las posibilidades.
La calma tiene esa pausa que amplía, que da confianza y trasmite seguridad. No la promete, la trasmite y deja la puerta abierta a que pasen cosas. Porque las cosas pasan.

 

error_outline

Los comentarios publicados en esta sección son entera responsabilidad de su firmante, y no necesariamente representa la posición de LARED21

Gonzalo Reris
Leé más artículos de Enredad@s
Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje