VIDA DE PERROS

Pequeñas Historias Animales: Cinzia y su manada perruna

Cinzia, una amante de los animales, nos cuenta cómo es su vida rodeada de perros, un sacrificio que se retribuye con creces con amor. Pequeñas Historias Animales, de LARED21

En celebración del #díamundiadelosanimales, Cinzia, una amante de los animales, nos cuenta cómo es su vida rodeada de perros, un sacrificio que se retribuye con creces con amor. Pequeñas Historias Animales, de LARED21#perros #dogs #vidadeperros #doglife #animales #animals #adoptanocompres #mascotas #pets #Uruguay

Publiée par Lared21 sur Dimanche 4 octobre 2020

Cinzia llegó hace muchos años a Uruguay como funcionaria del Consulado de Italia en Montevideo pero desde entonces ha pasado bastante agua debajo del puente. Tanta que ahora es residente permanente en nuestro país y alberga en su casa a una pequeña manada de varios perros, que en realidad son casi todas hembras y un macho, el último en integrarse.

La primera fue Ross Marie, que Cinzia encontró un 31 de diciembre corriendo asustada en la playa del Fortín de Santa Rosa. «Terminando el día de playa, volviendo, vi una pequeña cachorrita que estaba corriendo por el monte rumbo a la playa, pero era muy pequeña. Pensé que era de alguien, pero no había nadie. No parecía haberse escapado pero tiempo después me enteré de que ahí tiraban perros para abandonarlos», cuenta Cinzia.

«Al día siguiente volví a ver si por casualidad alguien la había perdido pero no. Era víctima de la costumbre de la gente de abandonar perros en esas playas», agrega.

Fue ese 31 de diciembre de 2006 cuando inició su primer gran amor con Ross Marie, la primera de muchos canes que han ido pasando por su casa. Luego vino Lulú, que falleció hace algunos años llevándose una parte de su corazón, dice Cinzia.

Ross Marie ha tenido problemas de salud, que han puesto en riesgo su vida, pero Cinzia no la ha dejado sola en ningún momento: tuvo una operación en una pata cuando era joven y, más recientemente, una compleja extracción de un tumor realizado en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de la República.

 

Después vinieron Anita y Marita y, por último Bubu, el único macho de la manada y, por ende, minoría. Él entiende su lugar pero es tan agradecido como las demás.

¿Hay sacrificio? Sí. ¿Arrepentimiento? Absoluta y tajantemente no. «Lo que recibo de ellas es amor continuo. Claro, hay sacrificio pero ya de por sí la vida es sacrificada, uno la dedica a este sacrificio en vez de a otro», añade.

Cinzia terminó su conversación con nosotros invitando a adoptar perros de la calle en lugar de comprar perros de raza de criaderos. «Obviamente es un negocio, yo no lo comparto, porque no comparto que se compren los animales como que se compren las personas, porque el mismo respeto que se le da a las mascotas es el mismo que se les debe dar a los seres humanos».

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje