Ajo, propiedades y beneficios de consumirlo

Foto de Yogesh Pedamkar / Unsplash
Foto de Yogesh Pedamkar / Unsplash

La idea de que comer ajo crudo es beneficioso para la salud no es nueva, y mucho menos está infundada. Es que este alimento se ha considerado por siglos como medicinal, y a lo largo de los años muchos científicos se han dedicado a estudiar sus propiedades.

Así se ha descubierto que los beneficios del ajo son reales, y no puro mito. Pero también se ha llegado a tener evidencia científica de que su consumo no es una solución mágica a cualquier dolencia.

Aunque se habla mucho de ello, tampoco hay evidencia de que los beneficios de comer ajo en ayunas sean mayores que hacerlo durante el resto del día. Lo cual es un alivio, ya que sin dudas masticar este vegetal ni bien comenzamos el día no es lo más placentero del mundo.

Lo que sí se ha demostrado es que la mayoría de las propiedades del ajo desaparecen cuando se lo cocina. Por lo cual, es imprescindible comerlo crudo para beneficiarse de su consumo. Al final del artículo veremos algunas opciones para consumir ajo crudo sin que sea un problema. Pero antes, repasemos sus beneficios.

Propiedades y beneficios del ajo

Foto de NordWood Themes / Unsplash
Foto de NordWood Themes / Unsplash

El ajo ayuda al sistema cardiovascular

Dentro de sus beneficios, uno de los más interesantes es que el ajo ayuda a mejorar la función del sistema cardiovascular. Por un lado, porque hay prueba científica de que ayuda a controlar el colesterol malo y los triglicéridos.

Además, mejora la circulación sanguínea y aumenta la elasticidad de las arterias, logrando así regular la presión (especialmente recomendado para quienes sufren de presión alta) y reducir la posibilidad de infartos.

Fortalece los músculos

Esta mejora en la circulación trae aparejado un segundo beneficio, que es la correcta circulación sanguínea en la musculatura. Por lo cual, indirectamente el ajo también es beneficio para el sistema muscular, ayudando a fortalecerlo y evitando problemas como calambres o dolores.

Es altamente antioxidante

Como sabemos, los alimentos antioxidantes son aquellos que combaten los radicales libres y que, en última instancia, previenen enfermedades degenerativas y retrasan el envejecimiento. La investigación ha demostrado que el ajo es rico en antioxidantes, lo que lo convierte en un poderoso aliado para la salud en general.

Fortalece el sistema inmune

Por sus propiedades antisépticas, este vegetal es un poderoso remedio preventivo contra gripes y resfriados. Pues además estimula el sistema inmune.

Como dilata los bronquios, también es una buena opción para quienes ya están en un proceso de enfermedad respiratoria, ayudando a la recuperación más rápida. Finalmente, también resulta muy útil en caso de sinusitis, faringitis, traqueítis, bronquitis, enfisema y asma.

Combate infecciones

Todo lo dicho en el punto anterior también implica que el ajo es especialmente bueno para combatir infecciones de todo tipo, y no solamente las que tienen que ver con el sistema inmune. Aunque no sustituye a los antibióticos, tiene un efecto similar, ayudando a combatir infecciones urinarias, parásitos intestinales e infecciones de oído, por poner solo algunos ejemplos.

Cómo comer ajo crudo

Foto de Tijana Drndarski / Unsplash
Foto de Tijana Drndarski / Unsplash

Para beneficiarse de todas sus propiedades, se recomienda comer entre 1 y 4 dientes de ajo al día. Eso parece bastante, sobre todo si tenemos en cuenta que no podemos cocinarlo. Por eso, aquí van algunas opciones:

Picar un diente de ajo bien pequeño y mezclarlo con aceite de oliva y perejil para condimentar ensaladas.
Utilizar el mismo sistema para echar sobre papas al horno, carnes ya cocidas o pastas.
Triturarlo junto con mayonesa en la procesadora, para tener un rico alioli con el que aderezar ensaladas, hamburguesas o cualquier comida.
Dejar los ajos crudos en aceite, de forma tal que este absorba su sabor y propiedades. Luego, utilizarlo como aceite común.
Raspar el ajo sobre las tostadas. Es un clásico y, aunque estaremos incorporando menor cantidad, nos aseguraremos de incorporar algunas de sus propiedades.

Como ves, se trata de usar la imaginación para aprovechar todos los beneficios del ajo y disfrutarlo al mismo tiempo.

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje