AVANCE

Institución islámica de Egipto condena acoso sexual y lo califica de “pecado

Al Azhar, máxima institución del islam suní, condenó por primera vez el asalto a las mujeres y anunció una campaña de sensibilización.

Foto: Asmaa Waguih / REUTERS
Foto: Asmaa Waguih / REUTERS

La prestigiosa universidad y mezquita sunita con sede en Egipto, emitió recientemente un comunicado en el que establece que el acoso sexual es pecado.

En el texto denunció “actos prohibidos y comportamientos desviacionistas”. La institución afirma que los autores de estos hechos cometen un “pecado”.

“Criminalizar el acoso deber ser definitivo”, afirma el comunicado, según cita la AFP, y agrega que “la ropa o el comportamiento de la mujer no debe en ningún caso justificar tal acto” que constituye un “ataque a la dignidad y a la libertad de la mujer”.

Según un estudio de la ONU publicado en 2017, un 60% de las mujeres fueron víctimas de acoso en Egipto, donde se enfrentan diariamente a los comentarios obscenos e incluso a los manoseos.
La investigación agrega que las tres cuartas partes de los hombres atribuyen tales comportamientos a la ropa de la mujer.

La activista Lobna Darwish espera que el comunicado de Al Azhar sea “un nuevo principio” para avanzar en la lucha por los derechos de las mujeres, si bien ha admitido que no implicará un cambio de mentalidad inmediato en la sociedad egipcia.

“Tienen la capacidad de promover este lenguaje contra el acoso sexual en todas las partes de Egipto (…), por lo que al menos pueden cambiar parte de la cultura”, declaró a la Thomson Reuters Foundation.

“Para poder trabajar en El Cairo sin que me acosen tengo que vestirme y comportarme como un hombre” denuncia la fotógrafa Eman Helal

La fotógrafa egipcia Eman Helal, ganadora del primer premio de los Egypt Press Photo Awards 2014,…

La cuestión del acoso en ese país irrumpió en el debate público a raíz de las revueltas en enero de 2011 que condujeron a la caída del expresidente egipcio, Hosni Mubarak. En aquel momento se organizaron grupos de voluntarios para proteger a las mujeres de las agresiones colectivas durante las manifestaciones, en especial en la plaza Tahrir, epicentro de la revuelta.

Tras las protestas, las paredes del centro de El Cairo aparecieron llenas de grafitis antiacoso, y muchas mujeres compartieron sus propias historias públicamente.

En febrero de 2013 las mujeres se manifestaron en las calles para denunciar esta violencia sexual y en 2014 se adoptó una ley que criminalizaba el ascoso sexual.

En su comunicado Al Azhar lamentó la multiplicación en “los últimos tiempos” de los casos de acoso denunciados en los medios y en las redes sociales. La institución llama a las autoridades a “activar las leyes que criminalizan estos actos y castigar a sus autores”, y pide a los medios y a las oenegés “movilizarse” contra el problema.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje