REVOLUCIÓN

“Mi cámara es mi arma”: Mujeres iraníes se rebelan contra el machismo con sus celulares

Miles de mujeres iraníes se están rebelando contra el status quo machocentrista de este país islamista de Medio Oriente. Con las cámaras de sus teléfonos denuncian acosos callejeros y agresiones.

These women are exposing street harassment in Iran

Publiée par NowThis sur samedi 21 avril 2018

La reconocida periodista y bloguera iraní radicada en Estados Unidos, Masih Alinejad, compartió en su cuenta de Instagram un vídeo que causó la indignación de decenas de miles de personas alrededor del mundo.

En el vídeo se muestra a un grupo de mujeres pertenecientes a la “policía de la moral” iraní atacando a otra que no portaba adecuadamente la hijab, el velo que por mandato religioso deben llevar en todo momento las mujeres en cualquier país islamista.

La víctima de la agresión, de unos 25 años, no estaba correctamente cubierta desde la cabeza hasta los tobillos, como manda la legislación iraní. Terminó siendo brutalmente agredida por las agentes de la policía y por hombres que quería sumarse al escarnio.

El ministro de Interior, Abdolreza Rahmani-Fazil, ordenó una investigación de lo sucedido después de que el vídeo se hizo viral en todo el mundo. En una declaración oficial afirma que el incidente representa “un trato inusual de una mujer a manos de la policía de la moral”. En el mismo documento se insinúa que la joven atacada habría “provocado” a las agentes de policía insultándolas, y trata de restarle responsabilidad a su actuación.

Masoumeh Ebtekar, vicepresidenta iraní para los asuntos de la mujer, salió al paso de las insinuaciones del Ministerio del Interior, y denunció en su cuenta de Twitter: “¿Cómo se puede justificar este trato?”. “Aunque hubiesen sido insultadas, ¿debería la policía actuar así? Condeno categóricamente este comportamiento y seguiré este asunto. Este es un trato duro y antirreligioso que ninguna persona se merece”.

No más hijab ni acoso

Miles de mujeres están usando el poder de las redes sociales para deshacerse de la imposición de la hijab.

Muchas están filmando vídeos con la frase “Mi cámara es mi arma”, y un hashtag equivalente en el idioma persa, en los que se ven cómo se deshacen del pañuelo y lo lanzan al aire.

Otras aprovechan el movimiento con el cual se sienten empoderadas para denunciar acosos y abusos callejeros. En algunos de los vídeos se ven cómo las víctimas exponen los rostros de hombres que les han dicho groserías, las han tocado o las han acosado de alguna otra forma. La mayoría de hombres expuestos ocultan su cara.

Decenas de mujeres permanecen en prisión por haberse quitado el velo en lugares públicos, pero eso no asusta a muchas otras que están decidiendo caminar con la cabeza descubierta por veredas, parques y calles. “En lugar de rogar por nuestros derechos, hemos decidido conseguirlos nosotras mismas”, dice una de las involucradas, esperando que se de pronto un cambio cultural que consideran necesario y urgente.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje