Imprimir

Los pumas son más sociales de lo que pensábamos

La imagen del puma solitario recorriendo largas distancias en busca de comida, alejado de todos sus pares, parece no apegarse tanto a la realidad. Una reciente investigación sugiere que son animales sociables.

Los pumas comen acompañados por motivaciones sociales. Foto: Pixabay

Los pumas comen acompañados por motivaciones sociales. Foto: Pixabay

Un reciente estudio de la organización de conservación Panthera, la Universidad de California Davis y el Museo de Historia Natural de los Estados Unidos, encontró nuevas pistas sobre los dotes sociales de los pumas (puma concolor), y que en realidad no son tan solitarios como hemos creído por décadas.

La investigación, publicada en la revista Science Advances, es la primera en cuantificar relaciones perdurables y “de amistad” entre estos animales, revelando una sociedad bastante más rica, tolerante y social de lo que pensábamos. Según los científicos, estos gatos de montaña comparte alimentos en grupo en una actividad social que no se puede explicar con factores ecológicos y biológicos por sí solos.

Se pensaba que los pumas se evitaban mutuamente, y que eran absolutamente solitarios -excepto en el caso de apareamiento o la cría de cachorros-, y que los encuentros territoriales resultaban en complejas luchas de poder, pero los científicos lograron observar una población que interaccionó cada 11 o 12 días durante el invierno; esto es mucho menos frecuente que las especies más gregarias como los leones africanos o los lobos, que interactúan cada pocos minutos. Para documentar el comportamiento social, los científicos tuvieron que seguir a los pumas por períodos de tiempo más largos.

Todos amigos

El equipo recolectó miles de ubicaciones en el noroeste del estado de Wyoming, EE.UU., provenientes de collares equipados con GPS que se le pusieron a los ejemplares. De los individuos estudiados, 242 conaban con cámaras activadas por movimiento que filmaban interacciones y que generaron materiales audiovisuales que sirvieron como evidencia de comportamiento social.

Se constató que cada puma compartió comida con otro compañero al menos una vez durante todo el estudio, y muchos de ellos compartieron alimento con varios pumas muchas veces. además, la elección de los individuos con los cuales intercambiar comida no se limitaba a miembros cercanos de la familia ni fue aleatoria, sino que parecían recordar con quiénes compartieron comida en el pasado, y era 7.7 veces más propensos a relacionarse de nuevo con los mismos, algo que solo se documenta en animales sociales.

Los machos y las hembras interaccionan de forma distinta, según la investigación: los de un mismo feudo eran más propensos a formar una sola red, y compartían más los alimentos entre sí. También se observaron algunas interacciones fueras de las fronteras, pero con menos frecuencia. A causa de esta distribución poblacional, la pérdida de machos, ya sea por causas naturales o humanas, es un obstáculo para toda la red social.

 

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión