AVISO

Etiquetar alimentos con exceso de azúcar agregada podría prevenir enfermedades

Las etiquetas nutricionales han empezado a aparecer en todo el mundo. Pequeños avisos en los paquetes de comida ultra procesada ayudan a los consumidores a saber mejor qué están consumiendo.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Un nuevo estudio proyecta que detallar en los empaques de alimentos o bebidas industrializadas la cantidad de azúcar agregada podrían ayudar al adulto promedio a reducir el consumo de azúcar en aproximadamente media cucharadita al día.

Si eso sucede, el cambio de etiquetado podría prevenir alrededor de 350.000 casos de enfermedad cardiovascular y casi 600.000 casos de diabetes en las próximas dos décadas solo en Estados Unidos, según se lee en el artículo publicado en la revista Circulation.

Las estimaciones provienen de una simulación, que abarca los años 2018 a 2037, que se basó en una población representativa de los EE.UU. de unos 220 millones de adultos de 30 a 84 años, y que utilizó datos sobre la ingesta de azúcar de una encuesta nacional de salud y nutrición realizada recientemente.

Etiquetado para salvar vidas

En muchos países del mundo -incluyendo Uruguay- el etiquetado de alimentos ayuda a los consumidores a saber si lo que están consumiendo contiene ingredientes transgénicos, grasas trans, grasas saturadas, exceso de sal y otras, y si se agregan avisos de altas cantidades de azúcares adicionados, podría beneficiar la salud, según concluyó el estudio.

De acuerdo con pautas del Departamento de Salud de EE.UU., una persona promedio adulta no debería incluir en su dieta más del 10% de sus calorías provenientes de azúcares agregados, pero según un relevamiento del Diario de la Academia de Nutrición y Dietética de EE.UU., la media de consumo está en 17%.

El consumo excesivo de azúcar, especialmente en forma de bebidas azucaradas como gaseosas o jugos de frutas ultra procesados, se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes. Este vínculo puede deberse en parte a que el cuerpo se vuelve resistente a la hormona reguladora de la glucosa, la insulina, provocando que esta deje de producirse y tenga que ser suministrada de forma sintética vía inyectable.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje