MALA COMBINACIÓN

Turno nocturno combinado con un estilo de vida poco saludable aumenta el riesgo de diabetes

"La mayoría de casos de diabetes tipo 2 se podrían prevenir al mantener un estilo de vida saludable, y los beneficios podrían ser mayores para las personas que trabajan en turnos rotativos nocturnos", sugiere el estudio publicado en la revista BMJ.

Turno nocturno y malos hábitos aumentan riesgo de diabetes
Turno nocturno y malos hábitos aumentan riesgo de diabetes

El trabajo en turnos rotativos nocturnos más un estilo de vida poco saludable aumenta de forma significativa el riesgo de diabetes tipo 2, según los resultados de un estudio dirigido por Zhilei Shan, investigador en nutrición en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston.

“La mayoría de casos de diabetes tipo 2 se podrían prevenir al mantener un estilo de vida saludable, y los beneficios podrían ser mayores para las personas que trabajan en turnos rotativos nocturnos”, dijeron los autores del trabajo publicado en la revista BMJ.

Estudios anteriores ya han mostrado que hábitos como fumar, una mala dieta, la inactividad física y tener sobrepeso/ser obeso aumentan el riesgo de diabetes tipo 2. A través de un comunicado los autores del trabajo señalaron que otra investigación ya encontró que los trabajos en turnos también están vinculados con un mayor riesgo de diabetes pero consideraron que el suyo es el primer estudio en examinar el efecto combinado de un estilo de vida malsano y el trabajo en turnos.

Los resultados muestran que, para los trabajadores que hacen turnos, seguir un estilo de vida saludable es particularmente importante.

Para su trabajo analizaron los datos de más de 143,000 mujeres de Estados Unidos que no tenían diabetes tipo 2, enfermedad cardiaca ni cáncer cuando se inscribieron en el Estudio de salud de las enfermeras (NHS, por sus siglas en inglés) y en el NHS II en 1976 y 1989.

Observaciones

A lo largo de entre 22 y 24 años de seguimiento, casi 11,000 mujeres fueron diagnosticadas con diabetes tipo 2. El estudio mostró que por cada cinco años de trabajo en turno rotativo nocturno, hubo un aumento del 31% en el riesgo de un diagnóstico de diabetes tipo 2.

Mientras que cada “mal hábito” (haber fumado alguna vez, tener sobrepeso o ser obesa, tener una mala dieta, ser inactiva) se vinculó con un riesgo 2.3 veces más alto de recibir un diagnóstico de diabetes tipo 2.

Para los autores de la investigación una mala dieta es una que contiene pocas frutas, verduras, frutos secos y granos integrales, y es rica en carne procesada, grasas trans, azúcar y sal. Mientras que los turnos rotativos nocturnos se definieron como trabajar al menos tres turnos nocturnos en un mes, además de turnos de día y de tarde ese mes.

Los resultados del estudio mostraron que las mujeres que tenían cualquiera de los cuatro factores malsanos de estilo de vida y que también trababan en turnos rotativos nocturnos tenían el mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. En ese grupo cada factor malsano individual en el estilo de vida se asoció con un aumento de 2.8 veces en el riesgo.

Como conclusión los investigadores señalaron que los turnos rotativos nocturnos explicaban alrededor de un 17% del aumento en el riesgo combinado de diabetes tipo 2, un estilo de vida malsano explicaba más o menos un 71%, y el 11% restante era un riesgo adicional asociado con la interacción entre ambos factores

Para los investigadores el aumento del riesgo de diabetes en estos casos podría deberse a perturbaciones en los ritmos del reloj corporal que afectan a las hormonas, otras vías metabólicas o el equilibrio de bacterias intestinales.

Finalmente recordaron que se trató de un estudio observacional y que se basó en un solo tipo de persona (mujeres de raza blanca) por lo que no pueden sacar conclusiones firmes sobre sus hallazgos.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje