Gonzalo Mujica: “Ex votantes del FA votarán al Partido Nacional, y en particular a Lacalle Pou”

Gonzalo Mujica ex diputado del FA nos recibió en la Casa del Partido Nacional. En diálogo con LARED21 dijo “Sería un imbécil si creyera que la gente me sigue a mí, soy parte de esa gente”. Luego reflexionó “Hago explicito un movimiento que se daría igual sin mí, por razones objetivas, por el descontento, el descreimiento, y la pérdida de perspectiva. Son miles que votaron al FA y ahora eligen al Partido Nacional”.

¿Por qué se decidió por Lacalle Pou y por la Lista 404?

“Quiero un cambio de gobierno porque es el cambio que permite los demás cambios”

De todos los que le envié mi propuesta programática, Lacalle Pou fue el que se comprometió públicamente con ella. Todo acuerdo político tenía que tener por base un acuerdo programático, acordar para hacer qué cosas juntos. También una vez que hubo acuerdo programático, porque no hacer un acuerdo político. Podría haberme frenado de hacer el acuerdo político por temor a que el acuerdo con Lacalle fuera muy escandaloso para los frentistas y yo recibiera más críticas de las que recibí por haberme ido del Frente, aunque a esta altura de mi vida no estoy para asustarme de pavadas. Hice un acuerdo sobre cinco temas centrales para el país: política internacional, económica, seguridad, educación y salud. En las cinco propuse cosas. Luis Lacalle en todo el país, departamento por departamento dijo que el estaba de acuerdo con la propuesta, por lo tanto, correspondía hacer el acuerdo. Luego elegí la 404 el lugar para trabajar por el cambio que queremos. Quiero un cambio de gobierno porque es el cambio que permiten los demás cambios. Los cambios de políticas públicas solo son posibles si hay un cambio de gobierno. El acuerdo con la 404 de Montevideo me da un lugar específico y un equipo al cual integrarme. Todo está al servicio de un cambio que considero imprescindible. El proyecto del Frente Amplio no es un proyecto fracasado, sino agotado. Es un proyecto que dejará cosas positivas, que cualquier proyecto nacional que continúe debe continuarla y desarrollarla, por ejemplo, los presupuestos de la salud, la enseñanza, el Sistema Integrado de Salud o el sistema de Cuidados, el presupuesto para la policía o la UTEC, son instrumentos creados por los gobiernos frenteamplistas. Es cierto también que dichos proyectos contaron con los votos de blancos y colorados. El mérito fue del FA de haberlas propuesto. El FA recibió cosas que le dejaron los partidos tradicionales, muchas de las cuales estuvimos en contra y luego utilizamos cuando el FA llegó al gobierno. Y nunca se hizo la autocrítica correspondiente. La Ley de Zonas Francas, el FA estuvo en contra, yo estuve en contra y sin embargo, se transformó en un instrumento formidable de captación de inversión directa extranjera. La ley forestal de la que también estuvimos en contra, permitió la creación de la mayor riqueza agropecuaria de los últimos 70 años. El FA también se opuso a los Centros CAIF que son una formidable experiencia para primera infancia, cuyo efector es el sector privado. Hemos reflexionado poco, porque es un buen modelo y es un invento uruguayo.

Usted renunció a su banca cuando se alejó del FA ¿Su aspiración es volver al Parlamento? ¿Tendrá un lugar en la lista?

Lo dije desde un principio, mi aspiración es volver al Parlamento y aspiro a hacerlo con la Lista 404. Me consta que Luis (Lacalle) quiere que yo esté, puede parecer inmodesto pero los compañeros que fueron legisladores junto a mi tienen una buena opinión sobre mi trabajo. Estuve 12 años en una Comisión muy “pesada” como es la de Hacienda y en otra área temática como es la de Seguridad, creo haber hecho un trabajo que me dejó contento y espero volverlo a hacer.

¿Y las críticas de los que digan “negoció” irse por un cargo?

“Lo más fácil del mundo es haberme quedado donde estaba. Hubiera sido diputado hasta el final del mundo”

Sería una crítica absurda porque al final tendré lo mismo que dejé. Estaba en la 609, fui tres veces consecutivas diputado titular, ¿alguien supone que la 609 va a bajar su votación? Lo más fácil del mundo es haberme quedado donde estaba. Hubiera sido diputado hasta el final “del mundo”. En el acuerdo que hice ¿que gané?, volver a ser diputado que fue lo que dejé.

¿Cómo está viendo la situación de Argentina y Brasil y su impacto en Uruguay?

“Desde la perspectiva de Uruguay, me preocupa que (Jair Bolsonaro) haya hecho campaña sin mencionar al MERCOSUR”

Nos enfrentamos a dos situaciones diferentes. Argentina está enfrentando la consecuencia de muchos años de una política “kichnerista” de mala calidad en lo económico, una política que descuidó el déficit fiscal, el nivel de endeudamiento y el relacionamiento con los mercados financieros. Y sobre el manejo que hizo el gobierno de Mauricio Macri, tengo opiniones críticas pero creo que lo positivo que podemos esperar es que la depreciación del peso argentino y la política contractiva que aplicarán porque se comprometieron con el FMI, va apoyar mucho a su sector exportador y eso va a levantar a la economía argentina. Estuve en Buenos Aires, hace unos días, y la gente te dice “estamos mal, pero no nos acercamos a la crisis en la que estábamos antes” y hay una confianza estructural de la capacidad de recuperación de su economía. Es un país que tiene recursos para recuperarse en 6 meses. Argentina sufre la crisis más profunda pero sale en 6 meses.

¡De la deuda con el FMI no sale en 6 meses!

La deuda les va a complicar la vida mucho tiempo. A nosotros su impulso exportador también nos puede complicar pero nos va a beneficiar que se recupere su economía. Los efectos son positivos y negativos al mismo tiempo. Lo de Brasil es otra cosa. Brasil está viviendo las consecuencias políticas del derrumbe del PT y este derrumbe tiene dos patas, la incapacidad de resolver la situación económica y por otro lado, una corrupción demostrada, que además la gente la percibe. La elección lo que muestra no es solo que ganó Jair Bolsonaro con una votación “brutal”, sino que la ex presidenta Dilma Russeff no pudo retener su banca. Estos son datos significativos. Acá hay un problema serio de pérdida de credibilidad. Brasil tiene una estructura política distinta que permite que aparezca un “Color de Mello” como ocurrió en los ´90  y ahora un Bolsonaro. Son “outsaiders” exitosos. La diferencia con Uruguay es que aquí el FA tiene competencia con Partidos de 180 años. En Brasil no hay un sistema político alternativo al de la izquierda por eso aparecen los “paracaidistas”. Esperemos que el experimento Bolsonaro salga bien. Estoy convencido que la segunda vuelta la va a ganar. Desde la perspectiva de Uruguay, me preocupa que haya hecho campaña sin mencionar al Mercosur. A nosotros lo que más nos interesa es ¿qué enfoque le quiere dar al Mercosur? No soy partidario de irme del Mercosur pero tampoco estar “pasivamente” en un Mercosur  que nos encierra y no nos da más beneficios que los obvios. Es uno de nuestros principales compradores, “chocolate por la noticia”, es de los pocos mercados en los que entramos con ciertas ventajas arancelarias,  es obvio que esto ocurra, todavía que no nos dan capitales para desarrollarnos, que no nos toman toda la producción que tenemos, sería el colmo que fueran un “débil” comprador de nuestros productos. Preocupa mucho saber que está pensando Bolsonaro o su equipo económico. Recordemos que en la década de los ´90 el Mercosur fue un proyecto que los brasileños nos “vendieron” a los argentinos, a los paraguayos y a nosotros. Todos entramos ilusionados de que podía ser una plataforma para integrarnos al mundo de una forma más poderosa y que se nos ha transformado  “en una camisa de fuerza”.

¿En campaña electoral cual debe ser la estrategia del Partido Nacional, “por la positiva” o confrontación ideológica?

No son contradictorias. “Por la positiva” es reconocer todo lo que se ha hecho bien en 3 gobiernos y “por el cambio” en lo que no se está haciendo bien o que no se han encarado. Si hablamos de seguridad quiero cambios, el cambio se debe apoyar, es que la policía está mucho mejor paga que en 2004, por lo tanto, esto es por la positiva, y por el cambio, que hay que hacer para enfrentar el delito. En educación por la positiva es el presupuesto que hoy tiene la educación, por el cambio es que con ese presupuesto se consigan buenos resultados. En varias áreas estoy por la positiva con varias cosas que son buenas y hay que reconocerlas, y estoy por el cambio en todo lo que falta por hacer.

Ana María Mizrahi conversando con Gonzalo Mujica, ex diputado del Frente Amplio. Foto: Carlos Loría - LARED21
Ana María Mizrahi conversando con Gonzalo Mujica, ex diputado del Frente Amplio. Foto: Carlos Loría – LARED21

¿Hay que hacer alianzas políticas antes de octubre?

“Si antes de la elección nos ponemos de acuerdo en establecer una ‘regla fiscal’. El que gane tendrá el apoyo de los otros partidos”

No hablo de alianzas sino de acuerdos programáticos. Creo que son necesarios. Hay políticas públicas que no se pueden llevar adelante por un solo partido. Pongo un caso “la regla fiscal”. Aquí hay dos componentes claves: uno técnico y otro político. El técnico es a que “anclamos” el gasto y eso lo resuelve el equipo económico, pero hay un anclaje político y es con qué mayorías permitimos que se modifique “la regla fiscal”, si se puede cambiar con mayoría simple no “es regla fiscal”. La regla más rígida del mundo si se cambia con un solo voto, la cambia cada vez que precisa. Fijémonos el tope de deuda que puso el FA, fue presentado como un intento de regla fiscal pero como se cambia con mayoría simple, se modifica en cada Rendición de Cuentas. El programa educativo de Edu21, se puede llevar adelante con mayoría simple, con la voluntad de un solo partido, es un programa que diseñan técnicos de todos los partidos incluyendo del FA. La necesidad de “acuerdos programáticos” no es una ocurrencia mía, es una necesidad del país. Los acuerdos políticos no implican desdibujarse, si antes de la elección nos ponemos de acuerdo de establecer una regla fiscal. El que gane tendrá el apoyo de los otros partidos.

A la hora de pensar en continuidad o cambio, quizás haya electores que se pregunten ¿cambiar para qué? Cuáles serán los argumentos del Partido Nacional para que la gente confíe que vale la pena cambiar.

Lo primero es la claridad de la propuesta, y los compromisos que se asuman frente a la ciudadanía. Además, porque somos capaces de conseguir los acuerdos políticos y programáticos para llevarlos adelante, para dar credibilidad que ciertas políticas públicas tendrán respaldo político. La ciudadanía ya lo está percibiendo, nosotros tenemos mediciones de un pasaje importante de ex votantes frenteamplistas que votarán al Partido Nacional y lo harán mayoritariamente por Lacalle Pou. Sería un “imbécil” si creyera que es gente que me sigue a mí, yo soy parte de esa gente. Hago explicito y visible un movimiento que se daría igual sin mí, porque está motivado por razones objetivas, por el descontento, por el descreimiento y por la pérdida de perspectiva. Lo que hice fue catalizar eso, volverlo más evaluable y facilitar ese proceso, ya son miles que votaron al FA y que ya decidieron votar al Partido Nacional y en particular a Luis Lacalle Pou.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje