Conoce al padre fundador de Haití cuya revolución incomodó a los blancos

En la "Little Haiti", en Nueva York, ahora hay una calle que lleva el nombre del padre fundador de este país caribeño. La revolución liberacionista de 1804 separó a Haití de Francia y molestó mucho a Estados Unidos.

Representación de un artista de Jean-Jacques Dessalines
Representación de un artista de Jean-Jacques Dessalines

La multitud aplaudió cuando legisladores locales revelaron el pasado 18 de agosto un rótulo de calle que muestra que la Avenida Rogers, ubicada en Flatbush, Brooklyn se llamaría ahora Boulevard Jean-Jacques Dessalines, en honor a un esclavo que se convirtiera en general revolucionario y libertador de Haití.

Cuando Dessalines declaró la independencia de Haití de Francia en 1804, después de un gran levantamiento de esclavos de 13 años y una guerra civil, se convirtió en el primer jefe de estado afrodescendiente de América.

Apoyando la perspectiva colonial francesa, los líderes de toda América y Europa inmediatamente demonizaron a Dessalines. Incluso en los Estados Unidos, recién independizados de Gran Bretaña, los periódicos relataban horribles historias de los últimos años de la Revolución haitiana, una guerra de independencia que costó la vida a unos 50.000 soldados franceses y más de 100,000 haitianos negros y mestizos.

Durante más de dos siglos, Dessalines fue conmemorado como un violento y despiadado general.

Ahora, según los residentes del llamado barrio ” Pequeño Haití ” de Brooklyn, las manzanas alrededor de la avenida Rogers, hogar de unos 50.000 haitiano-estadounidenses, “es hora de corregir la historia”. Esperan que el recientemente rebautizado Dessalines Boulevard le otorgue un gran brillo a la reputación de este héroe haitiano.

Place Jean-Jacques Dessalines, en el centro de Port-au-Prince. Foto cortesía de papajulmis.com
Place Jean-Jacques Dessalines, en el centro de Port-au-Prince. Foto cortesía de papajulmis.com

Posiciones encontradas

Algunos no están tan contentos. Especialmente nos neoyorquinos blancos. El comité de investigación del Consejo de la Ciudad de Nueva York calificó a Dessalines como una “figura histórica posiblemente ofensiva“, haciendo referencia a la masacre de ciudadanos franceses que ocurrió en la revolución de Haití.

Justo después de declarar la independencia, a principios de 1804, Dessalines descubrió que los colonos franceses locales estaban planeando derrocar a su nuevo gobierno. Ordenó que mataran a todos los ciudadanos franceses restantes en Haití, a excepción de unos pocos aliados franceses.

Según Julia Gaffield, profesora asistente de historia de la Georgia State University, entre 1.000 y 2.000 terratenientes blancos y sus familias, mercaderes y pobres franceses fueron ejecutados, siempre de manera muy pública para enviar un fuerte mensaje a quienes quisieran derrocar al reciente gobierno apenas instaurado. Algunas estimaciones elevan el número de asesinados a 5.000.

Otras versiones críticas aseguran que Dessalines protegió a británicos, estadounidenses y otros blancos no franceses que vivían en Haití al tiempo que justificó los asesinatos como una respuesta a la guerra y esclavitud de Francia. A pesar de la victoria de Dessalines y su ejército de ex esclavos, París siguió insistiendo con volver a invadir desde su puesto en Santo Domingo, en la actual República Dominicana.

“Dessalines era un pensador de la Ilustración que abrazó la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Y estaba dispuesto a usar violencia estratégica y sangrienta para liberar a su pueblo del dominio colonial”, asegura Gaffield, quien prepara una biografía de este personaje.

En el tema de libertad de esclavos, Dessalines incomodó a los blancos estadounidenses. “En su compromiso con la igualdad de los negros, fue mucho más radical que los padres fundadores de Estados Unidos, que liberaron a los EE.UU. de Inglaterra pero permitieron que los estadounidenses afrodescendientes permanecieran encadenados durante otras nueve décadas”, agregó la académica.

En junio de 1803, cuando Dessalines comenzó a planificar la independencia, le escribió al presidente Thomas Jefferson.

Al igual que los estadounidenses, aseguró en su misiva, los haitianos estaban “cansados ​​de pagar con sangre el precio de la lealtad ciega a una madre patria que corta la garganta de sus hijos”. Concluyó diciendo que iniciaría en seguida una lucha armada para conseguir la tan ansiada libertad.

Jefferson nunca respondió.

Jean-Jacques Dessalines fue asesinado el 17 de octubre de 1806, traicionado por sus colaboradores,  Alexandre Pétion y Henri Christophe, quienes se repartieron el país en dos a su antojo en dos mitades.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje