DICTADURA

Corte Suprema de Chile ordena incautar US$1.6 millones en bienes de Pinochet

El máximo tribunal del país dictó que diversas propiedades que fueron del ex dictador no pueden quedar en manos de sus herederos debido a que fueron adquiridos de forma ilícita.

Pinochet celebrando su cumpleaños 82, el 25 de noviembre de 1997. Foto de archivo
Pinochet celebrando su cumpleaños 82, el 25 de noviembre de 1997. Foto de archivo

La Corte Suprema de Chile ordenó que un conjunto de bienes que fueran del fallecido dictador Augusto Pinochet les sean retiradas a sus herederos, incluyendo fortuna acumulada en bancos extranjeros que habían mantenido en secreto.

El fallo desestimó el pronunciamiento de un tribunal inferior y los bienes de Pinochet adquiridos entre 1973 y 1990 no podrán quedar en manos de la viuda y los cinco hijos porque no pueden considerarse “terceros adquirentes de buena fe”. Esto porque se conoce de forma fehaciente que dichos bienes fueron mal habidos antes de que les fueran heredados.

Hasta la fecha, el patrimonio ahora cuestionado se había mantenido secuestrado por la Justicia a la espera de un fallo definitivo.

Gigantesca fortuna

El general Augusto Pinochet acumuló una fortuna secreta de 21 millones de dólares, según una investigación hecha por la Corte Suprema de Justicia de Chile. De estos dineros, solamente 3 millones de dólares los obtuvo de forma legal.

La fortuna ilícita que mantenía en el extranjero se conoció recién en 2004 gracias a la indagación de senadores estadounidenses que buscaban dineros provenientes del terrorismo y se hallaron un total de 125 cuentas bancarias a nombre de Pinochet, aliados y familiares suyos, varias en el banco Riggs de Washington.

La investigación concluyó que Pinochet, con la ayuda de varios militares allegados suyos, robó dineros del erario público chileno y los depositó en varios bancos del extranjero.

La fortuna también está conformada, además de por dinero, por propiedades y vehículos. Junto con la orden de devolver al fisco poco más de US$1,6 millones, la Corte aclaró que los bienes les serán decomisados a la viuda e hijos “no por ser autores del delito de malversación de caudales públicos”, sino provenir directamente del dictador, así como otros que fueron adquiridos en los inicios de este juicio, que se arrastra desde el 2004.

La dictadura de Augusto Pinochet se extendió entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990. Durante ese oscuro periodo fueron asesinados por el estado 3.095 personas, y hasta ahora permanecen desaparecidas más de 1.000.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje