Imprimir

Dilma y CFK advirtieron sobre la utilización de la ley y del aparato judicial como arma política

CFK recibió a Dilma Rousseff en Buenos Aires. Ambas alertaron sobre el proceso Lawfare que "consiste en la utilización del aparato judicial como arma para destruir a la política y a los lideres opositores". "El objetivo es el mismo en Brasil y acá: ocultar el desastre económico que están llevando a cabo los gobiernos neoliberales en la región", afirmó CFK.

Dilma y CFK denunciaron la utilización de la ley y de la máquina judicial como arma política .

Dilma y CFK denunciaron la utilización de la ley y de la máquina judicial como arma política .

 

Este sábado Dilma Rousseff viajó a Buenos Aires donde se reunió con la también exmandataria y actual senadora, Cristina Fernández de Kirchner.

La exmandataria brasileña le brindó su apoyo luego de la orden de prisión preventiva y pedido de desafuero dictada por Claudio Bonadio contra CFK.

CFK: “Macri es el director de la orquesta, Bonadío ejecuta la partitura judicial”

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner brindó una conferencia de prensa para responder a la medida judicial dispuesta por el juez Claudio Bonadio, que la procesó con prisión preventiva…

“Conversamos sobre la realidad que se está imponiendo en nuestros países” y, particularmente, del proceso mundialmente conocido como “Lawfare”, dijo CFK sobre su encuentro con Dilma y explicó que ese proceso “consiste en la utilización del aparato judicial como arma para destruir a la política y a los líderes opositores”.

Ambas coincidieron en que la “persecución no solo contra dirigentes políticos sino también contra empresarios” y en que “nada tiene que ver la lucha contra la corrupción” que pregonan los funcionarios de gobierno.

CFK precisó que conversaron sobre la cuestión del andamiaje de denuncias que los poderes Ejecutivo y Judicial ponen en marcha para dejar afuera de la arena política a los principales dirigentes opositores.

Se trata de “una matriz que tiene otra pata fundamental en los medios de comunicación, una instancia central en esta estrategia de persecución”, aseguró y agregó que “el objetivo es el mismo en Brasil y acá: ocultar el desastre económico que están llevando a cabo los gobiernos neoliberales en la región.”

A través de un comunicado en el que expresó su solidaridad con CFK, Dilma aseguró que “Cristina es una líder política fuerte y una guerrera incansable en la defensa de los intereses del pueblo argentino. Ella está dispuesta y firme en resistir. Como todos nosotros”.

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva también ser refirió a la situación de CFK y calificó de “preocupante” lo que consideró “una cacería judicial y mediática” contra la ex presidenta argentina.

“Expreso mi solidaridad a la presidenta Cristina Kirchner y a sus colaboradores que tanto hicieron por el pueblo argentino y por la integración sudamericana”, escribió Lula en su cuenta de Twitter.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT) señaló también que “es preocupante la verdadera cacería judicial y mediática lanzada contra esta compañera a quien tanto admiro y estimo”.

 

“El golpe en Brasil busca quitar pobres del presupuesto”

Antes de partir a Buenos Aires la exmandataria de Brasil, Dilma Rousseff, participó este viernes del cierre del XXXI Congreso de la Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS), organizado en conjunto con el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso) que se realizó en Montevideo para evaluar los avances del progresismo y cuál es la ruta a seguir para recuperar el terreno perdido.

También participaron de la mesa “América Latina en la encrucijada: desafíos democráticos en tiempos de crisis”, el cofundador e ideólogo del partido español Podemos, Juan Carlos Monedero, que destacó la función del Estado como impulsor de políticas sociales, el expresidente uruguayo, José Mujica, que reflexionó sobre la lucha permanente de la izquierda latinoamericana, y la presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

Rousseff hizo referencia a su destitución por parte del Senado brasileño y aseguró que el objetivo era quitar a los más pobres del presupuesto público. “El golpe parlamentario jurídico fue dado con base en la criminalización del presupuesto” contra los ciudadanos más pobres de Brasil, expresó la exmandataria.

Rousseff fue destituida tras ser acusada de maquillar cuentas públicas y reiteró que el proceso en su contra fue políticamente motivado y dijo que los políticos brasileños recurrieron a “medidas no democráticas” para transformar lo políticamente imposible en políticamente inevitable.

Según explicó todo lo que sucedió en el país el año pasado tenía el objetivo final imponer un programa de Gobierno que no pudo triunfar en las urnas o a través de las vías democráticas como por ejemplo el congelamiento de la inversión estatal por 20 años que aprobó el Congreso brasileño.

Sobre esa medida del Gobierno de Michel Temer consideró que significa en “términos reales” no tener “una política de salud ni una política de educación”.

“Un golpe es un proceso, no se golpea por nada, sino porque están en cuestión procesos muy importantes, riquezas muy grandes; por eso se dan golpes de Estado”, dijo y explicó que en su caso se trató de una dicotomía entre “exclusión y privilegio”.

Estos temas te pueden interesar:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión