México a prueba en 2018

En el año 2018 los mexicanos han sido puestos a prueba de manera individual y colectiva. Después de las intensas y, a veces, frívolas campañas electorales y electoreras, 30 millones de votantes dijeron: “¡No al Neoliberalismo! ¡No queremos más corrupción, ni fraudes!”. Era el domingo primero del mes de julio, fecha que ahora es clave y compromete a un alto porcentaje de mexicanos a pensar e intentar mejorarse y mejorar su nación.

Foto: Captura de pantalla, Ahora Noticias.
Foto: Captura de pantalla, Ahora Noticias.

Tres meses después de aquel triunfo electoral que logró que Andrés Manuel López Obrador sea actualmente el Presidente Electo de México y se prepare para asumir el cargo de Jefe de la Nación desde el día primero de diciembre, llegan al estado de Chiapas en el sur zapatista y rebelde, miles de hermanos hondureños, guatemaltecos, salvadoreños y nicaragüenses para pedir ayuda solidaria a las autoridades, al pueblo y a la sociedad.

El actual gobierno, presidido por Enrique Peña Nieto, no aceptó la presión del estadounidense Donald Trump, quien amenazó con retirarse del recién acordado tratado de Libre Comercio que también incluye a Canadá, si México dejaba entrar a los centroamericanos y proseguir su caminata hacia territorio de Estados Unidos.

Hace 16 años, durante la presidencia de Vicente Fox Quesada, mexicano y su buen amigo George W. Bush, estadounidense, se reunían para prometer a los pueblos de la región que el denominado “Plan Puebla Panamá” se convertiría con el tiempo en el mejor camino hacia la consolidación de “una gran región de Desarrollo para los pueblos del sureste mexicano y las repúblicas de Centroamérica: Belice, Costa Rica, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Panamá”.

En octubre del año 2002, varias organizaciones independientes y partidos políticos de Guatemala, Honduras y México, protestaron contra el denominado Plan Puebla Panamá. En el estado de Chiapas, escenario de la rebeldía zapatista y los diálogos de pobladores y pensadores de todo el Mundo durante una década, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) clausuró de manera simbólica una base militar situada a 12 kilómetros de la ciudad San Cristóbal de las Casas.

Doce años después aumenta la represión y el saqueo en México y en las naciones hermanas de Centroamérica. Afortunadamente también aumentan la ayuda solidaria, la fraternidad y el compromiso de hombres y mujeres que trabajan en apoyo a los migrantes. Entre las organizaciones que promueven los derechos humanos de migrantes se encuentran en México las siguientes: Sin Fronteras, Servicio Jesuita a Migrantes, Red Casas del Migrante, Soy Migrante, Estancia del Migrante González y Martínez, A.C, Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, además de quienes colaboran oficial y voluntariamente con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR).

México está a prueba. “¡Ayúdenos, no nos regresen!, ¡México por humanidad, déjanos pasar!”, gritan los centenares de hondureños, guatemaltecos, nicaragüenses y salvadoreños, que al igual que muchos mexicanos y colombianos, huyen de sus países que se han convertido en escenario de los crímenes de Estado y de la llamada Delincuencia Organizada. Están organizados para asesinar. Entonces los pueblos necesitan organizarse para Defender el Derecho a Vivir con Dignidad.

Muchos niños viajan solos, como el chiquillo hondureño Mario Castellanos. Amas de casa y estudiantes de los estados de Chiapas y Oaxaca aplauden la decisión firme del Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, quien prometió tratar con Humanidad y Respeto a todos los migrantes que lleguen a México, porque así lo dice la Ley y “así lo dicta el corazón”. Trabajadores oaxaqueños y chiapanecos quieren revivir la época en que México, la gran patria de Benito Juárez, Emiliano Zapata y Ricardo Flores Magón, era llamado: “El País Amigo”. Hombres y mujeres dispuestos a hacer de México una nación incluyente, abierta para los hermanos de otras tierras. Los mexicanos exigen un buen trato de las autoridades de Estados Unidos. México está a prueba en 2018. Ayudar a los hermanos de Centroamérica es la mejor respuesta que se le puede dar a los tiranos George W. Bush y Donald Trump, como en el reciente año 2002.

error_outline

Los comentarios publicados en esta sección son entera responsabilidad de su firmante, y no necesariamente representa la posición de LARED21

Leé más de Fernando Acosta Riveros

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje