EL AGUJERO

La recuperación de la capa de ozono está siendo afectada por EE.UU. y sus empresas

La respuesta global al agujero en la capa de ozono fue contundente y hoy, cuatro décadas después, se ven los resultados. Sin embargo, el Estados Unidos de Donald Trump podría frenar los avances de su recuperación.

Foto: Wikimedia Commons
Foto: Wikimedia Commons

Después de que los científicos se dieron cuenta de que los productos químicos utilizados para las heladeras y en las latas de aerosol estaban causando que la capa de ozono protectora de la Tierra se adelgazara, amenazando con causar grandes aumentos de cánceres y otras enfermedades, los países de todo el mundo se unieron para repararlo. Incluso las compañías que fabricaban y venían estos químicos (clorofluorocarbonos o CFC) participaron en el Protocolo de Montreal, el tratado internacional que comenzó a eliminarlos gradualmente en 1989.

Desde entonces, la capa de ozono se ha recuperado parcialmente.

El compromiso internacional de eliminar los productos químicos que agotan el ozono se ha mantenido tan firme que en 2018, cuando se descubrió que algunas fábricas chinas usaban una sustancia prohibida por el tratado conocido como CFC-11, recibieron la condena de decenas de países de todo el mundo.

Erik Solheim, jefe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que supervisa el Protocolo de Montreal, calificó la liberación de la sustancia que agota el ozono como “un delito ambiental que exige una acción decisiva”. China rápidamente abordó el problema y sancionó a las fábricas. 

El factor Estados Unidos

Recientemente ha surgido evidencia de que las empresas estadounidenses también están liberando productos químicos que afectan el ozono. Mientras que la capa de ozono se está recuperando a un buen ritmo, científicos han observado niveles decrecientes de gas en ciertas áreas.

Los químicos utilizados para muchos procesos industriales, desde el fracking hasta el enfriamiento, parecen ser los culpables, según los comentarios que la Agencia de Investigación Ambiental presentó a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) en diciembre. La contaminación química, parte de la cual proviene de EE.UU., Según los registros de la EPA, ya ha retrasado el progreso en la capa de ozono.

El revés resultante parece ser peor en latitudes del sur altamente pobladas de EE.UU., donde podría causar el mayor daño. Las emisiones continuas de los productos químicos podrían retrasar la curación de la capa de ozono en hasta 30 años, según un artículo de 2017 publicado en Nature Communications.

A pesar de la amenaza, la EPA no ha considerado los impactos sobre el ozono en las fases iniciales de su evaluación de 14 productos químicos con potencial de agotamiento del ozono que ahora se realiza bajo la Ley de Control de Sustancias Tóxicas. Cuando se le preguntó a la entidad sobre la decisión, un portavoz de la EPA informó a la prensa por correo electrónico que “debido a que los riesgos de agotamiento del ozono se evalúan adecuadamente y se manejan de manera efectiva bajo la Ley de Aire Limpio, la EPA no espera incluir el potencial de agotamiento del ozono en las evaluaciones de riesgos” de tres de los químicos. La respuesta de la agencia no abordó los otros 11 productos químicos bajo escrutinio.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje