*

Miercoles 23 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • La obligación de ganar

    “Luisito”: con todo el público inglés en contra del capitán celeste

    El delantero Luis Suárez, abucheado por el público inglés en sus partidos de los Juegos de Londres-2012 con Uruguay en Manchester y Wembley ante Emiratos (2-1) y Senegal (0-2), tiene ahora posibilidad de revancha contra Gran Bretaña, en cruce por un boleto en cuartos.

    Martes 31 de julio de 2012 | 06:04

    La Celeste se enfrenta a los locales el miércoles en Cardiff, con la obligación de ganar para pasar a cuartos de final, y Suárez puede ser de nuevo el centro de los abucheos del público, tal vez más fuertes incluso al enfrentarse al equipo de casa.

    Desde su llegada a la Premier League en enero de 2011 desde el Ajax holandés al Liverpool, Luisito no se ha ganado muchos amigos en Inglaterra y eso se vio en la forma en que fue tratado tanto en Old Trafford como en el mítico Wembley el domingo: cada vez que tocaba la pelota los hinchas lo silbaban.

    “El público puede hacer lo que quiera, no es algo que me interese. Yo solo me concentro en el partido”, afirma el expunta de Nacional, que además viste la cinta de capitán olímpico en la Celeste.

    Dolido por el maltrato, Suárez prefiere mirar para adelante y centrarse en el fútbol. “No hay excusas, cometimos dos errores en los goles que concedimos y tuvimos chances de anotar, pero no lo hicimos”, comentó sobre el partido ante los senegaleses que dejaron a los charrúas en posición incómoda.

    Uruguay ahora debe vencer a Gran Bretaña, que se impuso 3-1 a Emiratos Árabes Unidos, para pasar a cuartos de final y mantener vivo el sueño de logar su tercer medalla de oro, tras las obtenidas en París-1924 y Ámsterdam-1928.

    Para ese partido, Suárez seguramente no será tratado como un rey, cuando en Cardiff, casa del capitán británico Ryan Giggs, los locales se la jueguen.

    El tema ya no pasa por alto en el seno del plantel.

    El defensa Sebastián Coates, compañero de Suárez en los Reds, escuchó claramente los abucheos constantes. “Sucedió mucho y no se si Luis Suárez o la FA (Federación inglesa de fútbol) tienen la culpa, pero ahora ocurre más”, dice el central, quien conoce de adentro lo que vive el atacante de 25 años.

    “Nuestra actitud fue positiva, nos mantuvimos intentando pese a la derrota por dos goles y lo más rescatable es la actitud positiva”, comentó Coates.

    A fines de 2011, Luisito fue centro de atención de la Premier League por un altercado con el defensor francés del Manchester United Patrice Evra, quien le acusó de insultos racistas, por el que fue suspendido por 8 partidos y le aplicaron una multa de 48.000 euros.

    Evra juega en el Manchester United y el uruguayo no fue bien recibido en Old Trafford el jueves pasado, cuando arrancó el torneo olímpico con triunfo ante los emiratíes, alentados por el público, que hizo foco de sus gritos hacia el capitán charrúa.

    La situación también preocupa al el entrenador Oscar Tabárez, quien había hablado “personalmente con Suárez antes de su regreso a Manchester” para decirle que se dedique a jugar y se olvide del público.

    Pero el partido de Wembley una vez más exhibió que Uruguay está disputando todos sus partidos como visitante.

    “Lo que haga el público no es un problema para la selección. No les podemos decir a ellos qué tienen que hacer, pero Suárez seguirá jugando y eso es lo que nos importa”, dijo el Maestro, intentando restar importancia el hecho.

    La catedral del rugby y de Ryan Giggs esperan por Luis Suárez, el hombre que se ha convertido en el enemigo público del fútbol británico por estos días.

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    Publicá tu comentario