SUSPICACIAS

Facebook asegura que el #10YearsChallenge no tiene intenciones ocultas

Durante días se ha especulado en las redes sociales que el reto de los diez años podría ocultar intenciones macabras detrás, pero Facebook asegura que está todo bien.

Foto con fines meramente ilustrativos: Pxhere.com
Foto con fines meramente ilustrativos: Pxhere.com

A menos que hayas estado escondido debajo de una roca con mala conexión a internet durante el último mes, sin duda te habrás encontrado con que algunos (o varios… o muchos) amigos de Facebook hicieron #10yearchallenge, o reto de los 10 años, un meme viral donde las personas comparten una fotografía de sí mismos hace una década junto con una actual.

Para la mayoría, es solo un poco de diversión inofensiva para resaltar el efecto que la implacable fuerza del tiempo ha tenido en su rostro que alguna vez fue joven o tal vez para mostrar cómo han salido de la pubertad o bien cuánto han crecido como personas.

Sin embargo, algunos han estado especulando que el desafío podría tener una intención más siniestra: recopilar sus datos y entrenar a una Inteligencia Artificial (IA) de reconocimiento facial.

Facebook ya respondió la afirmación y dijo en un tweet a la revista WIRED: “El desafío de 10 años es un meme generado por los usuarios que comenzó solo, sin nuestra participación. Es evidencia de la diversión que la gente tiene en Facebook, y eso es todo”.

¿Qué esconde el #10YearsChallenge?

Sin embargo, el problema apunta a implicaciones más amplias sobre los datos que a menudo compartimos sin miramientos y sin reservas en las redes sociales. La idea hipotética comenzó el pasado fin de semana con un “tweet semi-sarcástico” por la experta en tecnología y autora Kate O’Neill que dice:

“Yo hace 10 años: probablemente me habría apuntado al juego de los 10 años en Facebook e Instagram”

Yo ahora: reflexiono sobre cómo se podrían extraer todos estos datos para entrenar algoritmos de reconocimiento facial para que aprendan de progresión de la edad y el reconocimiento de la edad”.

Se puede entrenar a un algoritmo para que reconozca los signos del envejecimiento en humanos observando miles o millones de fotografías de “antes y después”. En pocas palabras, puede reconocer patrones sutiles (la profundización de las arrugas, el oscurecimiento de las ojeras, y todas esas otras cosas involucradas en el envejecimiento) y usarlo para predecir cómo una persona puede aparecer a medida que envejece.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje