AUTOS DEL FUTURO

Audi y Airbus presentaron en Ámsterdam un prototipo de su “taxidrone”

El Pop.Up Next (desarrollado por Audi junto con Airbus e Italdesign) es un vehículo con dos plazas, 100% eléctrico, autónomo y capaz de circular tanto por carretera como de sobrevolar las ciudades.

Audi y Airbus presentaron en Ámsterdam un prototipo de su "taxidrone"
Audi y Airbus presentaron en Ámsterdam un prototipo de su “taxidrone”

Audi presentó un prototipo (a escala 1:4) del Pop.Up Next, su taxi aéreo eléctrico, en la Drone Week de Ámsterdam.

En ese marco realizó también el primer vuelo de prueba ante el público, según informó la compañía alemana en un comunicado..

El Pop.Up Next (desarrollado junto con Airbus e Italdesign) es un vehículo con dos plazas, 100% eléctrico, autónomo y capaz de circular tanto por carretera como de sobrevolar las ciudades.

Cuenta con un diseño VTOL (de despegue y aterrizaje vertical) y dispone de una estructura modular que le permite dividirse en tres partes totalmente independientes.

El vehículo se engancha a un drone enorme no tripulado y ambos hacen uso de la combinación de la velocidad de un vuelo y la versatilidad de un coche para transportar personas: aterriza en una plataforma plana de forma autónoma y se pone en marcha en la carretera, sin necesidad de hacer más maniobras.

“Estamos seguros de que este mercado será muy rentable y veremos una evolución paulatina en los próximos cinco años, cuando los vehículos empiecen a madurar, a ser certificados y a introducirse en las ciudades”, dijo el ingeniero industrial de Airbus, Eduardo Domínguez Puerta a la agencia Efe.

Airbus ya se encuentra trabajando en una definición de rutas aéreas que serán necesarias para la implementación de este tipo de vehículos y ya ha elaborado una arquitectura de cómo debe ser ese sistema.

El siguiente paso es establecer el “ecosistema que van a necesitar estos vehículos”, dio Domínguez Puerta para después integrarlo en las ciudades, no solo en los entornos urbanos sino también en los aeropuertos y espacios tradicionales del tráfico aéreo.

“Lo que probablemente hagamos es adaptar las infraestructuras aeroportuarias e introduzcamos un espacio para este tipo de vehículos, en colaboración muy estrecha con los servicios de tráfico aéreo para integrar las operaciones que van a ser más de carácter urbano”, agregó.

Regular

En algunos países, como Suiza, los drones ya pueden entregar paquetes a domicilio, pero en otros lugares como Holanda o España esto aún no está permitido por la ausencia de una legislación: el problema aparece por cuestiones de seguridad, en las zonas densamente pobladas.

La teconolgía avanza en muchos casos a destiempo con la legislación. La teconolgía permite ya que los drones no solo puedan entregar la compra, sino también transportar un vehículo, pero ante la falta de regulación para este tipo de avances hace que se trate solo prototipos del transporte del futuro.

Domínguez Puerta, dijo que quienes deberán respaldar estas operaciones serán las autoridades nacionales, que son las que controlan los espacios aéreos, y luego las locales, que ponen orden en el espacio urbano.

“Estos vehículos tendrán que integrarse en entornos urbanos y en los aeropuertos tradicionales para operar con la seguridad del control aéreo. El 85% de los aeródromos de grandes ciudades están a unos 35 kilómetros del centro, y la tecnología eléctrica permitirá operar con drones porque tendrán mayor autonomía y sistemas de propulsión en el futuro. Será un mercado de miles de millones, con vehículos certificados que empezarán a introducirse en las ciudades dentro de unos cinco años. Entre 2025 y 2030, madurará una industria con retos claros: la seguridad, pero también el ruido, la polución visual y la preservación de la privacidad. Por todo ello, en Airbus que tenemos 1.500 aviones en el mundo y operamos más de 7.500 helicópteros, sabemos que la entrada de estos nuevos servicios tiene que ser paulatina”, dijo Domínguez Puerta.

Violeta Bulc, la comisaria europea de transporte por su parte dijo que “si no hay unas normas bajo las cuales se puede funcionar, todo puede ser caótico. No nos podemos permitir accidentes, de ninguna manera. Al igual que con la aviación comercial, hay tolerancia cero hacia los errores en este campo. Por eso tenemos que hacer las cosas bien desde el principio”.

Bluc agregó que “para llegar ahí (a usar un taxidrone), tenemos que regular al mismo ritmo que innovamos”, lo que supone establecer estándares globales.

“En 2017, fallecieron 25.300 personas en la UE en accidentes de tráfico. Unos 135.000 ciudadanos resultaron heridos de diversa gravedad, y sus cuidados y rehabilitación cuesta millones de euros. Teniendo en cuenta que el desarrollo de drones es imparable, lo mejor es moverse todos juntos: investigadores, empresas y políticos. Innovación es la palabra clave, pero si no va acompañada de seguridad, no se logrará la aceptación social del drone en el entorno urbano”, concluyó.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje