GENÉTICA

Supremacistas blancos que toman pruebas genéticas no están contentos con los resultados

No hace mucho, el ultra nacionalismo y la supremacía blanca eran ideologías marginadas y mal vistas. Recientemente, en países como Estados Unidos, Alemania, Italia o Polonia -entre otros- han surgido nuevos bríos para esta gente. Pero cuando se hacen pruebas genéticas se dan cuenta de que no son tan blancos como quisieran.

 

Una persona no identificada hace el saludo nazi. Foto: flickr.com/lewishamdreamer
Una persona no identificada hace el saludo nazi. Foto: flickr.com/lewishamdreamer

Entre los supremacistas blancos se ha puesto de moda una práctica que en realidad no sorprende mucho; se está popularizando entre ellos hacerse pruebas de ADN para “reafirmar su pureza”. Aaron Panofsky y Joan Donovan, dos sociólogos de la Universidad de California en Los Ángeles, se propusieron investigar la creciente tendencia de los nacionalistas blancos de utilizar estos exámenes con el objetivo de reafirmar su ascendencia e identidad imaginada o asumida. Desgraciadamente para ellos, a menudo terminan bastante decepcionados por sus resultados.

Los científicos presentarán su trabajo completo en el encuentro anual de la Asociación Americana de Sociología en Montreal, Canadá. El artículo se titula “Cuando la genética desafía la identidad de un racista: pruebas de ascendencia genética entre nacionalistas blancos”, y se encuentra actualmente en proceso de revisión por pares.

Durante años han estado clasificando a través de Stormfront, una agrupación nacionalista blanca y un foro neonazi en línea creado por un ex “gran mago” Ku Klux Klan, para observar cómo más de 600 personas reaccionaron a sus resultados de las pruebas genéticas que se habían hecho.

Como explica Panofsky, encontraron que muchas personas quedaron gratamente sorprendidas con sus resultados. Uno publicó: “Me sorprendió que no hubiera más porcentaje de alemán en mí”. El ADN de este individuo decía “nórdico” y se remonta a la tribu de los cimbrios, que vivió en Dinamarca por el siglo II a.C.

Otros no estaban del todo contentos. Otra persona publicó: “Vea, este es el motivo por el que no recomiendo estas pruebas. Nadie me dijo que antes habían blancos en lo que ahora es Senegal. Me están haciendo creer que soy mixto, aunque con toda probabilidad, simplemente estoy relacionado con algún idiota blanco que dejó parte de su ADN con los lugareños en lo que ahora es Senegal”. Esta persona estaba centrada en negar que parte de su ADN proviene de una persona de piel negra, y creía que provenía de un blanco que residió ahí hace miles de años, cosa que es bastante improbable.

Discriminándose entre ellos

Este tipo de pruebas genéticas está provocando un fenómeno nuevo: usuarios del foro y grupos de supremacistas blancos están discriminando a estas personas con “ancestros no blancos”, o sea con ascendencia genética mixta, para expulsarlos de sus círculos.

Por ejemplo, después de que una persona reveló que era “61% europeo”, otra persona respondió: “Te preparé una bebida”. Es 61 por ciento de agua pura. El resto es cianuro de potasio… El cianuro no es agua, y usted no es blanco”.

Otra respuesta común fue rechazar la legitimidad de las pruebas, lo que sugiere que son “una conspiración judía”.

Los investigadores señalan que las reacciones de estas personas no deben interpretarse en su totalidad como ignorancia pura, a pesar de que las teorías de estos grupos sociales suelen carecer de fundamentos. Más que un malentendido de la ciencia representan un uso deliberadamente malintencionado de esta.

“La mayoría de los genetistas de poblaciones están consternados por el uso de su investigación basada en la variación para construir teorías tipológicas de la clasificación humana”, concluye Panofsky en el artículo.

 

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje