FALSIFICACIÓN MEDIEVAL

El Santo Sudario de Turín es falso o ha sido seriamente alterado concluye estudio

El último estudio realizado a la llamada sábana santa tenía como fin poner paños fríos a la discusión sobre la autenticidad o falsedad de este conocido artículo conservado por cientos de años por la Iglesia Católica. Sin embargo, podría haber causado el efecto contrario.

Réplica de la Sábana Santa de Turín que se conserva en el Real Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna en Tenerife (España). Foto: Wikimedia Commons
Réplica de la Sábana Santa de Turín que se conserva en el Real Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna en Tenerife (España). Foto: Wikimedia Commons

Un reciente estudio publicado por el Journal of Forensic Sciences confirmó lo que muchos temían: la Sábana Santa de Turín es falsa y muchas de sus manchas de sangre son sintéticas.

La famosa mortaja ha estado en la Catedral de San Juan el Bautista en Turín, Italia, durante siglos. Algunos afirman que la sábana de lino de 4.3 metros de largo es evidencia de que Jesucristo fue crucificado en la cruz. Otros piensan que es una farsa medieval.

Todo el pleito estuvo a punto de terminar en la década de los ochentas, cuando un equipo de investigadores internacional utilizó una técnica de datación por radiocarbono para determinar su edad, y los resultados arrojaron que fue hecho entre 1260 y 1390 d.C. Desde entonces, algunas personas han afirmado que el experimento se basó en un parche añadido a la antigua Sábana Santa durante la Edad Media y desacreditan completamente las pruebas hechas.

Como tal, nadie ha sido capaz de probar de manera concluyente que realmente es la tela funeraria de Jesucristo, o que es una falsificación. Hasta ahora.

Replica_Sábana_Santa

Es falso o ha sido alterado

Investigadores de la Universidad de Pavia, Italia, realizaron recientemente distintas pruebas con las más modernas técnicas forenses para analizar los patrones de sangre en el sudario en lo que sería el primer estudio de este tipo en el sudario. Tomando el enfoque de una escena del crimen, el equipo simuló la circulación de la sangre con la ayuda de un maniquí y un voluntario en vivo, que (podría valer la pena agregar) no resultó lastimado en el proceso.

Los expertos realizaron siete pruebas con sangre real y sintética en distintas partes del cuerpo como el pecho, la mano, el antebrazo y la parte inferior de la espalda. Durante estas pruebas, se bombeó sangre alrededor del modelo y el maniquí y se liberó en los diversos puntos de herida que se muestran en la cubierta. Esto permitió a los investigadores ver en qué ángulo la sangre debería fluir de forma natural cuando interviene la fuerza de gravedad.

“Este es el tipo de trabajo forense hecho todo el tiempo en las investigaciones policiales”, dijo el científico forense de Liverpool, John Moores Matteo Borrini, a BuzzFeed News. “Incluso una persona crucificada o ahorcada debería dejar un patrón de sangre distinto en una tela”, añadió.

Las salpicaduras y manchas de sangre en el sudario no se pudieron replicar desde ninguna pose. En cambio, el ángulo de gravedad que se requeriría para hacer que los patrones en el sudario variaron según la parte del cuerpo. Por ejemplo, las marcas de sangre de la mano sugerirían que se mantuvieron en un ángulo de 45 grados, mientras que las de los antebrazos sugieren que se habían mantenido en un ángulo de 90 grados.

Borroni dijo que básicamente que esto no es lo que ocurriría a una persona en una cruz pero aún hay que hacer más pruebas, porque en este experimento se mantuvo al cuerpo en una misma posición y vale la pena investigar qué pasaría si un cuerpo hubiese sido transportado en esta tela. 

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje