MOVIMIENTO

Este efecto psicológico explica por qué los anti-vacunas creen lo que creen

En los últimos años hay un movimiento de padres y personalidades públicas que se han pronunciado en contra de las vacunas, a pesar de que no hay evidencia científica que asegure que tengan efectos nocivos. Entonces, ¿a qué se debe esta corriente?

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

De todos los sesgos cognitivos que se leen a diario en internet o escuchamos en la calle, pocos podrían ser tan relevantes culturalmente como el efecto Dunning-Kruger (EDK). Esto describe a aquellos individuos que tienen una comprensión pobre o un bajo nivel de habilidad con respecto a un determinado tema o disciplina, pero piensan que lo cierto es todo lo contrario, o sea que en sus cabezas saben mucho de ello.

Un nuevo estudio de Social Science & Medicine ha concluido que los anti-vacunas sufren del EDK con creces, lo que los hace más difíciles de convencer de lo contrario, mucho más de lo que muchos habían pensado anteriormente.

Según describieron los psicólogos sociales Justin Kruger y David Dunning en 1999, este fenómeno se trata de un tipo de meta-ignorancia: la ignorancia de ignorancia de la persona. “El alcance de la ignorancia de la gente a menudo es invisible para ellos”, explica Dunning, citando datos experimentales que revelaron el efecto.

Cuando no sabe que no sabe

Aquellos que sufren de DKE se quedan con una doble carga: “no solo su conocimiento incompleto y equivocado los lleva a cometer errores, sino que esos mismos déficits exactos también les impiden reconocer cuándo están cometiendo errores y otras personas que eligen más sabiamente”.

Este nuevo estudio, dirigido por el investigador postdoctoral Matt Motta en el Centro de Políticas Públicas Annenberg de la Universidad de Pensilvania, señala a los anti-vacunas como un excelente ejemplo de este fenómeno.

El sentimiento anti-vacunas (“anti-vaxxers” en inglés) ha existido por un tiempo, pero este problema, que amenaza la vida millones de niños y adultos, parece haber estado en aumento en los últimos años. Motta hizo especial mención en su trabajo a la iniciativa del presidente Donald Trump para que Rober Kennedy Jr., un prominente anti-vacunas, establezca un comité para examinar la seguridad de las vacunas.

Claramente, la difusión de desinformación por parte de figuras políticas y mediáticas está acrecentando el problema, pero hay otro problema dentre de este: los estudios previos sugieren que los miembros del público que tienen inclinaciones anti-vacunas tienen “preocupaciones” de carácter moral y a veces flaquean en su intento por debatir cuando de evidencia científica se trata.

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje