OSCURANTISMO

Advierten que la mitad de las noticias que circularán en 2022 serán falsas

Si la "era de la post-verdad" que estamos viviendo parece un mal momento para la información y la educación, apenas estaríamos a las puertas de una época de oscurantismo mediático e informativo. Expertos internacionales advierten que para 2020 la mitad de las noticias que circularán por las redes sociales será falsas.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

En 2016, un hombre cometió un atentado contra una pizzería en Washington D.C., siguiendo una teoría de conspiración que aseguraba que Hillary Clinton gestionaba una oscura trama de prostitución infantil. El responsable disparó con un rifle de asalto dentro del local, aunque no causó heridos, de acuerdo a la policía.

En Uruguay, un joven publicó en Facebook que se había ganado “10 palitos” por trabajar una noche, la misma en la que un policía fue asesinado en un asalto a una pizzería en Pocitos, en la que robaron 10 mil pesos.

Dicho post en las redes sociales fueron determinantes para que el joven fuera linchado públicamente por miles de uruguayos, casi ninguno de ellos con conocimiento de causa y sin saber si había o no relación entre el joven y los hechos ocurridos en el comercio de Pocitos.

La Policía determinó que no había relación entre el hecho delictivo y las expresiones del joven.

“A la gente le gustan las noticias falsas, como ha demostrado el clima político en EE.UU.”

Ello son dos ejemplos de que las redes sociales son un caldo de cultivo perfecto para la difusión de noticias falsas.

Distintas compañías como Google, Facebook o Twitter están luchando para sacar de circulación la mayor cantidad posible de noticias falsas, pero el fenómeno parece sobrepasar las capacidades de estos gigantes tecnológicos y se estima para el año 2022, “la mitad de información que circulará por el mundo será mentira”. 

La consultora internacional Gartner, especializada en tecnologías de información y comunicación, advierte que la tarea para eliminar las noticias falsas (fake news, en inglés) “es y será cada vez más titánica”.

La mente humana, aseguran, muestra más reticencia a cambiar sus opiniones que a aceptar lo que es mentira. Además, el costo operativo de producir noticias falsas es más bajo que el de generar, investigar y corroborar noticias reales, según explicó el analista Magnus Revang.

Esta perspectiva negativa se desprende del estudio Predicciones Tecnológicas para el 2018, de Gartner.

Robots y mentiras fáciles

La creación de bulos es un negocio muy lucrativo en estos días. Estos pueden ser generados usando bots, o sea programas computacionales basados en inteligencia artificial (AI, por sus siglas en inglés). Los algoritmos de Facebook o Twitter aprenden qué cosas les gustan a los usuarios: a quiénes dan like, qué cosas leen, qué amigos tienen o qué lugares visitan. De esa forma, según los expertos, se restringe cada vez más el espectro ideológico de la gente, y se reduce a lo cotidiano el acceso a la información.

La información falsa fabricada en Internet no se restringe a texto o ideas. Investigadores de Nvidia, de la Universidad de Aalto, Finlandia, lograron generar rostros que parecen reales pero que no corresponden a ninguna persona existente.

El sistema también pudo crear paisajes y objetos que no existen, por medio de complejos algoritmos.

Lo lograron por medio de una red neuronal denominada Red Generativa Adversarial (Generative Adversarial Network o GAN), capaz de aprender con cada vez menos interacción e intervención humana.

Las aplicaciones de esta tecnología, todavía incipiente y con errores, y en principio destinada a videojuegos o entretenimiento, podría ser una gran herramienta si cae en las manos equivocadas de los fabricantes de fake news. El funcionamiento del GAN se explica en este vídeo:

Para combatir las noticias falsas, y las previsiones negativas de Gartner, se lanzó recientemente la iniciativa Fake News Challenge, con el que se busca desarrollar un sistema de inteligencia artificial que pueda discriminar lo que es verdadero de lo que no, pero no llegó muy lejos.

Hay otras opciones que pueden ayudar a detectar cuál información es veraz y cuál incierta. Por ejemplo en Chrome, el navegador de Google, hay extensiones que ayudan a identificar fake news por medio de calificaciones de los usuarios, al tiempo que sugiere iniciativas comerciales y voluntarias para luchar contra la impunidad en la red.

“De repente hay una carrera entre humanos y máquinas, unos produciendo noticias falsas y los otros etiquetando, que van a perder los humanos porque la calidad de las noticias falsas es cada vez mejor. Espero que nos equivoquemos en esto, pero solo va a empeorar”, concluye Revang.

Gartner también incluyó en su estudio malas previsiones para la bolsa mundial: en 2018 podrían verse movimientos en los mercados bursátiles de distintas partes del planeta, afectados por rumores o noticias falsas, y alerta a las empresas a tomar acciones para defenderse de los bulos.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje