CIENCIA Y ESPIRITUALIDAD

La religión activa las misma zonas del cerebro que el sexo en los mormones

Las experiencias espirituales o aquellas ligadas a un hecho religioso activan una zona del cerebro que reacciona al sexo y la comida, confirma un estudio realizado en Estados Unidos.

Dos jóvenes misioneros mormones saludando. Foto: flickr.com/moregoodfoundation.
Dos jóvenes misioneros mormones saludando. Foto: flickr.com/moregoodfoundation.

Un trabajo realizado por la Universidad de Utah, EE.UU., concluyó que las experiencias religiosas representan en el cerebro el mismo tipo de estímulo que la comida, el sexo y la música.

El estudio se realizó con el fin de determinar cuáles son las redes del cerebro que se activan ante los sentimientos religiosos, particularmente entre los mormones, una comunidad religiosa fuertemente arraigada en el Estado de Utah, EE.UU.

Los resultados fueron publicados en la revista Social Neuroscience y mostraron que este tipo de sentimientos son procesados en la corteza prefrontal medial, región que se activa con tareas relacionadas al juicio moral y regulatorias del comportamiento social.

La religiosidad en el cerebro

El estudio se realizó con 19 personas que realizaron tareas que implicaban sentimientos espirituales, entre ellas la lectura del Libro de Mormón, una obra canónica de este grupo religioso con fuerte presencia en Utah y en diversos países del mundo.

La Biblia y el Libro de Mormón son las dos obras principales de la fe mormona.
La Biblia y el Libro de Mormón son las dos obras principales de la fe mormona.

Los participantes contaban con un botón en el pecho que debían presionar cada vez que experimentaban una experiencia religiosa o espiritual, según explicó Michael Ferguson, investigador implicado en el estudio. Los científicos creían que el hecho de estar en un laboratorio y no en una iglesia podía sesgar los resultados, pero esto no fue así.

Mientras leían pasajes de sus libros sagrados, las personas presionaron en repetidas ocasiones el botón, al mismo tiempo que imágenes producidas por resonancia magnética confirmaron que estas sensaciones activaban el núcleo accumbens del cerebro, un cúmulo de neuronas encargadas de procesar e interpretar el placer y las recompensas.

“También se enciende la corteza prefrontal medial, lo que indica que hay muchos pensamientos conceptuales intensos, además del componente emocional, en la experiencia religiosa”, dijo el investigador.

Los científicos desean poder repetir el estudio en otras poblaciones religiosas, como católicos o musulmanes para ver si los resultados son semejantes.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje