Imprimir

Naves Voyager alcanzan el sorprendente límite exterior del Sistema Solar y hallan "cosas inesperadas"

Ilustración de una de las naves acercándose al borde del Sistema Solar / nasa.gov

Sin embargo en breve los dos ingenios que se diseñaron cuando la exploración espacial tenia solo veinte años, aportarán otros datos que es imposible evaluar solamente con los lentes y la computadora.

Por el momento, mientras se desplazan a 17.800 millones de quilómetros de la Tierra, las naves han descubierto algo que sorprende a los científicos: las partículas energéticas con las que se encuentran a su paso cambian mucho más rápidamente que cualquier otra antes registrada y hay una escalada abrupta del espectro electromagnético, que los astrónomos intentan interpretar.

Viajando desde 1977

Cuando las sondas Voyager, I y II, fueron lanzadas nadie sabía en realidad si algún dia cumplirían su misión de salir al exterior del Sistema Solar adonde pertenece la Tierra. Ni siquiera se sabía si los sistemas de generación energéticos sobrevivirían a lo largo de décadas ni qué ocurriría con los sistemas: pero el lanzamiento se realizó como estaba previsto.

17.800 millones de quilómetros después para la Voyager I, y 14.700 millones de quilómetros después en el caso de la Voyager II, ambas siguen funcionando cuando se están por cumplir 35 años del lanzamiento al espacio. Para tener una idea de la magnitud de la distancia que las separa de la Tierra, basta decir que los datos que emiten, demoran 16 horas y 38 minutos, en llegar a la NASA.

Ahora, cuando atraviesan la zona fronteriza del Sistema Solar, han ingresado en una zona “donde las cosas cambian más rápidamente: Nos estamos acercando a las fronteras del Sistema Solar y aunque no sabemos exactamente qué día la cruzaremos, ya encontramos cosas inesperadas”, afirma Ed Stone científico del proyecto Voyager en el Instituto Tecnológico de Pasadena.

“Ha habido un aumento del 25% en la cantidad de rayos cósmicos galácticos captados, hasta 9% en solo un mes. Las partículas emitidas por el Sol disminuyeron, pero tampoco tanto como creíamos. Las que aparecen deben ser producto de alguna explosión de supernova que desconocemos”, explicó.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión