Fue inaugurado hace 128 anos con el nombre de Oriental

Hotel Biltmore: la última parada de Carlos Gardel

El 1o de enero de este ano 2000 se cumplieron ochenta anos en que Edoardo Monzeglio Grappio compró el Hotel Oriental en la entonces llamada Villa de San Juan Bautista.

Le cambia el nombre por el de Hotel Biltmore, imponiéndole un particular giro, haciéndolo centro turístico, con destacadas actividades sociales y excelente cocina.

Desde esa época tres generaciones de Monzeglio han llevado adelante el hotel, con períodos de bonanza, de crisis, de auge del ferrocarril y hasta de históricas inundaciones que se llevaron documentos en los cuales estaban registrados los nombres de importantes figuras de la intelectualidad, y de la política que en distintas épocas disfrutaron de vegetación, río y hotel.

“El edificio conserva toda su estructura exterior, la disposición de las habitaciones y los jardines interiores y exteriores”, dice Edoardo Monzeglio, actual propietario y tercero de la familia a cargo del hotel.

“Desde que mi abuelo se hizo cargo del establecimiento se alojaron varias delegaciones deportivas. Los argentinos que vinieron al campeonato del mundo de 1930 estuvieron aquí concentrados. En octubre de 1933 se hospeda la delegación de Nacional y en la habitación número 32 cantó y jugó a las cartas con ellos Carlos Gardel”, nos dice ufano y sonriente.

Una placa recuerda este hecho y algunos sostienen que Gardel llegó hasta allí después de una actuación cumplida en el Teatro Macció de San José y que sería la última que el cantante realizó en Uruguay.

El busto de Gardel con su sombrero ladeado me sonríe frente al hotel. Está colocado ahí desde hace anos, para recordarle a las futuras generaciones el paso por este lugar, del mayor cantor de tangos.

Pero por sus habitaciones pasaron también glorias deportivas de Penarol, River Plate argentino y varios equipos uruguayos de las divisionales A y B de nuestro fútbol.

“Existía una especie de cábala: se sostenía que todo aquel equipo que se concentraba aquí era campeón”, explica Monzeglio.

En 1955, el hijo de su primer dueno José Monzeglio toma a su cargo toda la dirección del hotel introduciendo una serie de reformas que los nuevos tiempos exigían.

Cuando el río suena

“Durante las inundaciones de 1959, el desborde del río nos envolvió anegando todo el hotel, allí se perdieron miles de botellas de vino Chianti que estaban almacenadas en los sótanos. Mi abuelo había sido importador de esta famosa marca”, dice nuestro entrevistado. Junto con Eduardo Monzeglio vamos recorriendo las distintas instalaciones avanzando por estos corredores severos y silenciosos como los de un convento, que rodean un amplio jardín con árboles y plantas de diversas especies. Cuando pisamos los patios exteriores y el luminoso espacio con tanta vegetación, sobre ellos parece caer una ancha bendición de sol, como queriendo eternizarse la tarde. “Este edificio da a las cuatro calles –senala Monzeglio–, estos espacios que hoy están ocupados por la churrasquera y la lavandería fueron a fines del ochocientos y principios de novecientos establos para los caballos y cocheras donde se podían guardar hasta diligencias”, nos dice frente a unas elevadas paredes que entre retazos de revoques dejan ver viejos y enormes ladrillos.

El Hotel Biltmore trabaja en la mayoría de los casos con pasajeros que llegan desde Argentina bajando por la zona del litoral.

También lo prefieren muchos matrimonios que encuentran en la paz del río y de sus montes la tranquilidad que no encuentran en los balnearios y en las ciudades. Hace dos anos en sus instalaciones se filmaron varias escenas de la película hispano-argentina “El Faro” –recuerda Monzeglio– los actores estuvieron varios días conviviendo en el hotel y todas las noches con Ricardo Darín, Norma Aleandro, Norberto Díaz y hasta la muy espanola Ingrid Rubio, entre otros incluido el director de la película Edoardo Mignone, hacíamos asados y conversábamos largas horas”. Como si nada y todo hubiera pasado, el hotel Biltmore sigue ahí, esperándonos.

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje