Imprimir Enviar por correo
Último momento
Iniciar sesión
Registrarse

Diez medidas para enfrentar la violencia en los liceos

Estos puntos habían sido planteados tiempo atrás por la gremial de secundaria, previo a los sucesos públicos (amenaza con arma de fuego en un liceo y con un cuchillo en una escuela, además de la internación de un chico agredido por un compañero) que culminaron con un debate sobre la violencia en los locales educativos y un enfrentamiento entre las autoridades del Codicen y la presidenta de Secundaria, Lila Indarte, además de un intercambio de declaraciones entre el director de la ANEP, Germán Rama, y el ministro de Educación y Cultura, Antonio Mercader.

La propuesta de ADES impulsa la creación de equipos multidisciplinarios en todos los liceos, en especial nocturnos y bachilleratos diversificados, constituye otra de las demandas. El fin es combatir “embarazos de menores, drogadicción, alcoholismo o maltrato familiar. La idea es también prevenir con la elaboración de proyectos respecto a drogas, alcoholismo y violencia familiar”.

Se aboga por la mantención de los servicios de vigilancia 222, y la realización de un estudio de los centros con mayor concentración estudiantil o con problemas con el entorno.

Otro punto lo constituyen las actividades extracurriculares, en los que se promueven los talleres de teatro, sobre educación en valores democráticos, actividades deportivas, coros liceales y publicaciones estudiantiles.

La gremial también propone la mejora de los espacios físicos, considerados “no como ámbitos en los que los adolescentes están, sino como un espacio creativo, diferente, que los estimule y entusiasme en los hechos”.

Otro punto se centra en las condiciones y funcionamiento de las bibliotecas de los locales educativos. Para potencializar las mismas se requiere la creación de un espacio físico que reconforte, con una apropiada sala de lectura, un espacio para videoteca, con préstamo domiciliario, ejemplares de textos de primero a tercero, atención técnica y docente a los alumnos, horarios que permitan la concurrencia de los estudiantes y la creación de un inventario de control de entrada y salida de libros.

Otro punto señala la necesidad de establecer “apoyos en asignaturas instrumentales e inglés en liceos diurnos y en los nocturnos, instrumentada dentro del horario curricular. En ambos casos se busca centrar la atención de los aprendizajes en las asignaturas en las que se encuentran más dificultades y bajos rendimientos”.

También se propone la creación de “bolsas de apuntes”, realizados junto a los docentes, lo que facilita la integración al liceo, alejándolos de las actividades “nocivas” y combatiendo el alto costo de los materiales didácticos.

Otros puntos son la existencia de salones “multiuso” para recreación en las horas libres y disponer de espacios al aire libre y gimnasios para actividades deportivas y recreativas.

Por último resaltan la necesidad de la existencia de una cantina liceal.

Violencia en 2000

En el correr de este año tres sucesos marcaron el centro de la atención sobre el problema de la violencia en locales educativos.

Un alumno entró al liceo 32 con una pistola, con la que amenazó a un compañero luego que éste se negara a darle la merienda. Días después un alumno de quinto año de la escuela 5 de Pan de Azúcar, portando un cuchillo, enfrentó a una compañera de clase.

Estos hechos fueron los que desataron la polémica entre las autoridades de la educación y ministeriales.

Posteriormente, a unas cuadras del Liceo 40 del barrio Peñarol, tras una pelea que había comenzado en el local liceal, dos alumnos se trasladaron a cuatro cuadras del lugar, y continuaron la reyerta que terminó con uno de los jóvenes intervenido quirúrgicamente, después de recibir un golpe en la cabeza con una piedra.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión