SOBREDOSIS DE TV

Demasiada televisión es mala para la salud y las personas mayores la miran más que nunca

Ver demasiada televisión en el día podría contribuir a una degeneración generalizada en la salud de las personas de la tercera edad.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Las personas adultas mayores miran más televisión que cualquier otro grupo etario. Según la Encuesta de uso del tiempo en Estados Unidos, el estadounidense promedio de más de 65 años ve aproximadamente cuatro horas y media de televisión todos los días, 30 minutos más que hace 15 años, como se muestra en este gráfico.

Y todas esas “horas de felicidad” -como promocionaba Motorola sus televisores en los 50s- sin salir de casa están teniendo efectos negativos en la salud de los ancianos.

Un estudio encontró que demasiada televisión “se asocia con cambios negativos en muchos aspectos de la salud, incluida la salud cardiovascular, ósea y la función celular. El uso de la televisión en particular se ha relacionado con un mayor riesgo de obesidad y diabetes tipo 2, menor satisfacción con la vida, interacción social y física cada menos frecuente y mayor riesgo de demencia”.

Más recientemente, un estudio en inglés determinó que ver televisión por más de 3.5 horas por día podría contribuir al deterioro cognitivo. Se asoció con una memoria verbal más pobre en seguimientos a pacientes por más de seis años.

La TV y el sedentarismo

La televisión está relacionada con el sedentarismo, otro de los grandes flagelos modernos que afectan a todas las edades, no solo a los ancianos.

Sin embargo, otras actividades que potencian comportamientos sedentarios, como el uso del internet, no se han relacionado con el deterioro cognitivo. De hecho navegar en la web, leer e investigar podrían incluso mejorar la capacidad cognitiva y reducir el riesgo de demencia, lo que sugiere que el impacto de mirar tele tiene otros alcances.

“La televisión combina estímulos multisensoriales intensos y de rápido cambio con una pasividad física casi total. Tu cerebro se ejercita, pero tu cuerpo se queda quieto. Esta “interacción alerta-pasiva” podría alimentar un tipo de estrés cognitivo que termina agravando nuestras habilidades de memoria verbal”, explica el investigador Bill Andrews a la revista Discover Magazine.

Un estudio estadounidense realizado por los Institutos Nacionales de Salud y el AARP siguió a 134.000 participantes durante 10 años y descubrió que cuanto más tiempo pase sentado y mirando televisión, mayor será la posibilidad de desarrollar discapacidades cognitivas a largo plazo. “Más de tres horas de televisión al día, junto con menos de tres horas a la semana de actividad física es la peor combinación, y aumentó en los pacientes el riesgo de discapacidad de las personas más del triple en comparación con aquellos que vieron menos televisión y hicieron más ejercicio”, concluye el paper.

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje