SALUD MENTAL

Escaneos cerebrales podrían ayudar a personalizar tratamientos para personas depresivas o suicidas

Aunque algunas personas con depresión clínica responden a los tratamientos, otros no reaccionan bien. Las nuevas tecnologías podrían ayudar a salvar las vidas de estos pacientes.

Leanne Williams (de pie) y su compañera de psiquiatría Laura Hack revisan los escáneres cerebrales de Moe mientras él observa. Foto: Lipo Ching
Leanne Williams (de pie) y su compañera de psiquiatría Laura Hack revisan los escáneres cerebrales de un paciente mientras él observa. Foto: Lipo Ching

Muchas personas con depresión responden bien a tratamientos y logran salir de los episodios depresivos para tener una vida prácticamente normal, pero otros no tienen esa suerte: cerca del 30% de las personas que se someten a tratamientos para tratar la depresión clínica no responden bien. No todos los de este grupo mueren por suicidio, pero están dentro de un grupo de alto riesgo y sus vidas suelen ser realmente complicadas de llevar.

Las personas de este 30% representan un enigma para los médicos pero también una oportunidad para que los investigadores puedan desarrollar nuevos tratamientos: son pacientes cuya salud podría ser transformada por la psiquiatría de precisión.

La depresión a menudo se trata como una enfermedad única, pero muchos investigadores coinciden en que en realidad se trata de dolencias múltiples y distintas. Algunas de esas condiciones pueden aumentar el riesgo de suicidio más que otras.

Escaneos cerebrales contra la depresión

 

¿Cuántos subtipos de depresión existen, y cómo difieren entre sí? eso es algo que se debate acaloradamente. Una forma en que los investigadores intentan resolver la cuestión es escudriñando el cerebro. Están estudiando los circuitos neuronales que se iluminan durante tareas específicas y luego correlacionan esos patrones de activación con los síntomas.

Esos esfuerzos son parte de una campaña más amplia para explorar la biología cerebral de las enfermedades mentales, que incluyen depresión, trastorno bipolar y tendencias suicidas activas. El objetivo no es solo encontrar marcadores biológicos de riesgo, sino adaptar la atención en consecuencia, a veces yendo más allá del arsenal habitual de la psiquiatría, y mejorar el pronóstico de miles de personas en todo el mundo que están en el grupo de riesgo. 

El estudio llamado Investigación para el Tratamiento de la Ansiedad, Depresión y anhedonia (RAD-AT, por sus siglas en inglés), dirigido por la neurocientífica clínica de Stanford Leanne Williams, ha escaneado por 20 años la depresión a nivel neurológico. En este se inscribe a voluntarios con un subtipo de depresión que tienen un mayor riesgo de suicidio que otros tipos, y el estudio es uno de los primeros en ofrecer tratamientos basados ​​en parte en los circuitos cerebrales.

Gracias a los datos de ella y de otros, Williams cree que existen al menos seis subtipos de depresión. Cada uno es generado por una actividad anormal en un conjunto distinto de circuitos cerebrales que regulan el estado de ánimo y la cognición. Un subtipo afecta a un circuito llamado red de modo predeterminado, una constelación de regiones cerebrales que genera una “charla mental” sin rumbo cuando el cerebro está “inactivo” y puede conducir a pensamientos negativos implacables.

Otro tipo amortigua las redes de recompensas, privando a una persona de la capacidad de sentir placer, un síntoma de depresión llamado anhedonia. Esos dos subtipos, junto con un tercero llamado control cognitivo, que orquesta la atención, la planificación y el control de los impulsos, a menudo responden mal a los tratamientos para la depresión, dice Williams. Ella y otros se preocupan más por la anhedonia y los grupos de control cognitivo.

Con la información de estos estudios se espera que puedan encontrarse tratamientos más “universales”, que si bien no se trata de un solo sistema, puede adaptarse y personalizarse para cada paciente en particular. De esta forma podrá diseñarse un tratamiento único para cada paciente basado en su función cerebral y sus marcadores biológicos específicos.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje