DESCANSO

Una ducha caliente dos horas antes de acostarse puede mejorar el sueño

Investigadores de la Escuela de Ingeniería Cockrell, en la Universidad de Texas encontraron que darse un baño caliente una o dos horas antes de acostarse puede mejorar significativamente el sueño.

Una ducha caliente dos horas antes de acostarse puede mejorar el sueño. Foto: Pixabay
Una ducha caliente dos horas antes de acostarse puede mejorar el sueño. Foto: Pixabay

Investigadores de la Escuela de Ingeniería Cockrell, en la Universidad de Texas (Estados Unidos) encontraron que darse un baño caliente una o dos horas antes de acostarse puede mejorar significativamente el sueño.

El trabajo fue publicado en la revista “Sleep Medicine Reviews” y para él los investigadores de UT trabajaron en colaboración con el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas (UT) y la Universidad del Sur de California y revisaron 5.322 estudios.

Los autores de la investigación extrajeron información pertinente de publicaciones que cumplían con los criterios predefinidos de inclusión y exclusión para explorar los efectos del calentamiento corporal pasivo a base de agua en una serie de afecciones relacionadas con el sueño: latencia de inicio del sueño, tiempo total de sueño, eficiencia del sueño, y la calidad subjetiva del sueño.

“Cuando examinamos todos los estudios conocidos, notamos disparidades significativas en cuanto a los enfoques y hallazgos. La única forma de determinar con precisión si el sueño se puede mejorar de hecho es combinar todos los datos pasados y verlos a través de una nueva lente”, explicó Shahab Haghayegh, del Departamento de Ingeniería Biomédica y autor principal del artículo.

Los investigadores utilizaron herramientas metanalíticas para evaluar la consistencia entre los estudios relevantes y encontraron que una temperatura óptima de entre 40 y 42 grados mejoró la calidad general del sueño. Cuando se programa 1-2 horas antes de acostarse, también puede acelerar la velocidad de quedarse dormido una media de 10 minutos, expresaron.

El estudio mostró que el momento óptimo para bañarse para enfriar la temperatura corporal central con el fin de mejorar la calidad del sueño es aproximadamente 90 minutos antes de irse a la cama.

Los baños y duchas calientes estimulan el sistema termorregulador del cuerpo, causando un aumento marcado en la circulación de la sangre desde el núcleo del cuerpo hacia los sitios periféricos de las manos y los pies, lo que resulta en una eliminación eficiente del calor corporal y una disminución de la temperatura corporal.

Por lo tanto, si los baños se toman en el momento biológico correcto, 1 ó 2 horas antes de acostarse, ayudarán al proceso circadiano natural y aumentarán las posibilidades de no solo quedarse dormidos rápidamente, sino también de experimentar una mejor calidad de sueño.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje