ESTRÉS LABORAL

La OMS incluye el desgaste profesional en su lista de enfermedades

El desgaste profesional, conocido como "burn-out", fue incorporado en la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que entrará en vigor en 2022.

La OMS incluye el desgaste profesional en su lista de enfermedades
La OMS incluye el desgaste profesional en su lista de enfermedades

El síndrome del trabajador quemado (burn out) figurará en la próxima Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un problema asociado al empleo o al desempleo.

Este trastorno, asociado al estrés crónico en el trabajo, ya estaba en la anterior edición del catálogo (de 1990), pero en un epígrafe más inconcreto (problemas relacionados con dificultad en el control de la vida).

La nueva lista confeccionada por la OMS se basa en las conclusiones de expertos médicos de todo el mundo y fue adoptada por los Estados miembros de la OMS, reunidos desde el 20 de mayo en Ginebra en el marco de la Asamblea Mundial de la organización.

“Es la primera vez” que el desgaste profesional entra en la clasificación, dijo uno de los voceros de la OMS, Tarik Jasarevic, a la prensa este lunes.

Tres dimensiones

La Clasificación de Enfermedades de la OMS proporciona un lenguaje común que facilita el intercambio de informaciones sanitarias entre los profesionales de la salud de todo el mundo.
El desgaste profesional, que fue incorporado a la sección de “problemas asociados” al empleo o al desempleo, llevará el código QD85.

Fue descrito como “un síndrome […] resultante de un estrés crónico en el trabajo que no fue gestionado con éxito” y que se caracteriza por tres elementos: “una sensación de agotamiento”, “cinismo o sentimientos negativos relacionados con su trabajo” y una “eficacia profesional reducida”.

El registro de la OMS precisa que el desgaste profesional “se refiere específicamente a fenómenos relativos al contexto profesional y no debe utilizarse para describir experiencias en otros ámbitos de la vida”.

Los expertos estiman que el burn out afecta al 10% de los trabajadores y, en sus formas más graves, a entre el 2% y el 5% y consideran que el cambio de la OMS ayudará a visibilizar el burn out y reducir el potencial infradiagnóstico que existe.

“Esto hará que se le haga más caso, se atienda mejor y se preste atención a factores psicosociales del trabajo”, consideró Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y la Depresión en diálogo con El País de Madrid.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje