GENÉTICA

Algunos genes podrían predecir el riesgo de padecer obesidad

Hay una nueva forma de predecir si un bebé se convertirá en un adulto obeso, y eso es conociendo su genética.

slimming-2728331_960_720

Combinando el efecto de más de 2.1 millones de variantes genéticas, los investigadores han creado un sistema de puntuación de predisposición genética que aseguran predice la obesidad severa.

Las personas con puntajes 10% más alto pesaron, en promedio, 13 kilogramos más que aquellas con el 10% más bajo de puntajes, según el paper científico publicado en la revista Cell.

El hallazgo podría cuantificar mejor los roles de los genes en la obesidad en comparación con la información antes conocida, pero aún así no tiene en cuenta el estilo de vida, lo que podría ser más importante para determinar el peso corporal, según otros investigadores.

Aún así, el estudio muestra que “la genética de la persona realmente comienza a desarrollarse muy temprano en la vida”, dice el coautor del estudio Amit Khera, cardiólogo del Hospital General de Massachusetts y del Instituto Broad del MIT, y profesor en Harvard. Khera y sus colegas hallaron que las diferencias de peso aparecieron tan pronto como a los 3 años, y para los 18 años, aquellos con las puntuaciones más altas pesaban 12.3 kilogramos más en promedio que los que tenían las puntuaciones más bajas. Algunas personas con puntuaciones genéticas altas tenían pesos corporales normales, pero es posible que esas personas tuviesen que esforzarse más para mantener un peso saludable que otras.

Peso y genética

Las personas con las puntuaciones más altas tenían 25 veces más probabilidades de tener obesidad grave, un índice de masa corporal (IMC) mayor que 40, que aquellas con las puntuaciones más bajas. El IMC es una medida de la grasa corporal basada en la altura y el peso. Un IMC de 18.5 (calculado como kilogramos por metro cuadrado de altura) a 24.9 se considera saludable. Los IMC 30 y superiores se consideran obesos.

Otros científicos se muestran escépticos de que la puntuación sea un predictor preciso del riesgo de obesidad.”No estoy convencida en absoluto”, dice Ruth Loos, epidemióloga genética de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en la ciudad de Nueva York. Los genes son responsables de aproximadamente la mitad de la susceptibilidad de las personas a la obesidad, pero los factores del estilo de vida como la dieta y el ejercicio son igual o incluso más importantes, dice ella.

“Incluso si tiene un puntaje genético que captura perfectamente ese 50% de la genética, todavía no podrá predecir el riesgo futuro de obesidad de nadie; sin tener en cuenta los factores del estilo de vida, nunca será preciso”, concluye.

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje