ESTUDIO

¿La sal afecta la capacidad del cuerpo para combatir alergias?

Un estudio encontró que las concentraciones altas de sal están presentes en la piel afectada de las personas con dermatitis atópica y promueven la diferenciación de las células T auxiliares involucradas en el desarrollo de enfermedades alérgicas.

¿La sal afecta la capacidad del cuerpo para combatir alergias?
¿La sal afecta la capacidad del cuerpo para combatir alergias?

Una investigación liderada por Christina Zielinski, de la Universidad Técnica de Múnich (Alemania) encontró que el consumo sal afecta las respuestas inmunes ante enfermedades alérgicas.

A través de cultivos celulares el equipo de científicos demostró que la sal conduce a la formación de células Th2, que son inmunes y se activan en condiciones alérgicas como la dermatitis atópica.

Según explicaron los investigadores las células T juegan un papel importante en las condiciones inmunes de este tipo, ya que son un aspecto vital de la resistencia del cuerpo a las infecciones y si no se controlan, también pueden desarrollar respuestas patológicas y comenzar a atacar partes de nuestro cuerpo o sustancias inocuas como los alérgenos.

El estudio, que fue publicado en la revista Science Translational y recogido por la agencia Efe, explica que cuando se producen tales funciones, las células Th2, un subgrupo de células T, pueden causar afecciones inflamatorias de la piel como la dermatitis atópica.

Esto implica una mayor producción de las proteínas interleucina 4 (IL-4) e interleucina 13 (IL-13), aunque todavía se desconoce qué desencadena ese mal funcionamiento.

Observaciones

El equipo también encontró que la piel de pacientes con dermatitis atópica con trastorno cutáneo común contiene niveles elevados de cloruro de sodio, lo que indica que podría desempeñar un papel importante en el desarrollo de esa enfermedad y otros trastornos alérgicos.

“Los niveles más altos de sodio en la piel afectada coinciden perfectamente con otra característica de la dermatitis atópica: la bacteria Staphylococcus aureus”, dijo Zielinski.
Este tipo de bacteria, de acuerdo a la investigadora, crece en condiciones saladas, en contraste con otras bacterias, que de hecho son dañadas por la sal.

Para los investigadores dicho aumento no tiene que ver con factores genéticos, sino más bien con el consumo excesivo de cloruro de sodio dentro de la dieta de alimentos procesados. De todas maneras señalaron que “aún no está claro cómo dichas causas contribuyen a las anormalidades inmunes observadas en las enfermedades alérgicas y autoinmunes”.

En el estudio también observaron que las biopsias de piel enferma de pacientes adultos con dermatitis atópica albergaron concentraciones más altas de cloruro de sodio, en comparación con la piel no enferma en los mismos pacientes y en otros con psoriasis.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje