BACTERIAS

El científico que quiere crear un “yogurt” para prevenir la leucemia infantil

Mel Greaves tiene un objetivo simple en la vida. Está intentando crear una bebida parecida al yogur que evitaría que los niños desarrollen leucemia. Puede parecer descabellada la idea pero él tiene 30 años de estudios encima.

Mel Greaves. Foto: John Angerson
Mel Greaves. Foto: John Angerson

La idea puede parecer excéntrica: ¿un cóctel de bacterias en un líquido ingerible para prevenir la leucemia en niños? Es una propuesta ciertamente extraña.

Sin embargo, el profesor Mel Greaves tiene 30 años investigando y experimentando y, dada su experiencia en el campo, otros investigadores del cáncer están tomando en serio sus ideas.

Greaves tiene su laboratorio en el Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, en donde ha estado analizando por décadas toneladas de datos sobre la leucemia infantil. “Durante 30 años he estado obsesionado con las razones por las cuales los niños contraen leucemia”, dice. “Ahora, por primera vez, tenemos una respuesta a esa pregunta, y eso significa que ahora podemos empezar a pensar en formas de detenerlo en su camino. De ahí mi idea de la bebida, agrega.

Hoy en día, el 90% de los casos de leucemia linfoblástica se curan, aunque el tratamiento es tóxico y puede haber efectos secundarios a largo plazo. Además, durante las últimas décadas, los científicos han notado que la cantidad de casos en realidad ha aumentado en el Reino Unido y Europa a una tasa constante de alrededor del 1% anual.

“Es una característica de las sociedades desarrolladas, pero no de las que se desarrollan”, añade Greaves.

¿Qué la causa?

Las células sanguíneas se fabrican en médula ósea. Los glóbulos rojos, que transportan oxígeno alrededor de nuestros cuerpos, los glóbulos blancos, que combaten las infecciones, y las plaquetas, que detienen el sangrado, se crean cuando el cuerpo las necesita. Pero cuando una persona desarrolla leucemia, se liberan demasiados glóbulos blancos, lo que detiene el crecimiento de las células normales en su médula ósea. Como resultado, se reduce la cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas normales en su sangre.

La leucemia linfoblástica aguda es causada por una secuencia de eventos biológicos. El desencadenante inicial es una mutación genética que ocurre en aproximadamente uno de cada 20 niños en el mundo. “Esa mutación es causada por algún tipo de accidente en el útero. No se hereda, pero deja a un niño en riesgo de contraer leucemia en su vida posterior ”, explica el experto.

Para que ocurra la leucemia completa, debe ocurrir otro evento biológico y esto involucra al sistema inmunológico del individuo. “Para que un sistema inmunológico funcione correctamente, debe enfrentarse a una infección en el primer año de vida”, dice Greaves. “Sin esa confrontación con una infección, el sistema se deja sin imprimación y no funcionará correctamente”, continúa.

Cada vez más, los padres de familia crían a sus hijos en lugares excesivamente limpios. Las toallas desinfectantes, jabones antibacteriales y los desinfectantes para el piso, la cocina, la cama y el baño son la norma. La tierra, la suciedad y el contacto con animales, insectos o incluso otros niños está desterrada.

Pero aunque no lo parezca, el contacto de los nenes con los microorganismos de todos los días tiene sus beneficios, por el hecho antes mencionado: el sistema inmunológico tiene que activarse por medio de la exposición.

El “yogurt” anti leucemia

Greaves y su equipo han comenzado a trabajar en las bacterias, virus y otros microbios que viven en el intestino humano. Estos nos ayudan a digerir nuestros alimentos, pero también dan una indicación de los que hemos estado expuestos en la vida. Por ejemplo, las personas en los países desarrollados tienden a tener muchas menos especies de bacterias en sus entrañas, y esto se debe a que han estado expuestas a menos especies de microbios en las primeras etapas de sus vidas, un reflejo de esas vidas que ahora están viviendo.

Greaves ahora está experimentando con ratones para descubrir qué insectos son mejores para estimular los sistemas inmunes de los roedores. El objetivo sería entonces hacer un seguimiento con ensayos en humanos en dos o tres años.

El objetivo es encontrar entre seis y diez especies de microbios que estén mejor capacitados para restaurar el microbioma de un niño a un nivel saludable. Este cóctel de microbios se administraría, no como una píldora, sino tal vez como bebida similar a un yogur a niños muy pequeños.

También podría llegar a reducir las probabilidades de contraer diabetes tipo 1 y alergias que están aumentando en occidente, dependiendo de los resultados de los ensayos.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje