PRECAUCIÓN

Advierten sobre los riesgos de los ruidos de los juguetes para los niños

Expertos de la Universidad California Irvine piden a los padres estar atentos del correcto uso de los juguetes ya que algunos de ellos tienen unos niveles de sonido que pueden ocasionar daños irreversibles en el sistema auditivo de los pequeños.

Advierten daño por juguetes ruidosos. Foto: Pixabay
Advierten daño por juguetes ruidosos. Foto: Pixabay

En épocas de fiestas, de navidad y reyes magos, los juguetes para niños toman cierto portatagonismo, por lo que la expertos de la Universidad de California Irvine advierten que algunos de ellos con niveles de sonido elevados que pueden ocasionar daños irreversibles en el sistema auditivo de los pequeños.

“Los padres, probablemente se acostumbran al nivel de ruido de los juguetes favoritos de sus hijos, pero muchos de estos sonidos altos pueden dañar la audición de un niño si no se usan correctamente”, explicó a Hamid Djalilian, otorrinolaringólogo del Centro Médico de la Universidad California Irvine.

Según los expertos un juguete se ubica en un nivel seguro de sonido cuando el nivel volumen no sobrepasa los 85 decibelios a una distancia de 25 centímetros del oído.

Djalilian explicò que la mayoría de los juguetes cumplen con las reglas de seguridad, sin embargo el problema es que los niños no siempre utilizan los juguetes de manera correcta.

En ese sentido ejemplificó que es común que muchos de ellos, especialmente los más pequeños, acerquen sus juguetes cerca del oído para ver de dónde viene el sonido, y es ahí donde “está el peligro”, señaló.

Por su parte la otorrinolaringóloga Iris Rentería advirtió que el daño auditivo provocado como consecuencia de la exposición a altos niveles de ruidos de los juguetes, conlleva el retraso en el desarrollo del habla y de la comunicación y, en casos extremos, a su impedimento.

“Esto tiene un impacto profundo en su desempeño social y escolar. Los efectos llegan a observarse incluso años después con disminución en la capacidad de comprensión de lectura, memoria o atención”, explicó.

Para explicar sobre el impacto del sonido de algunos juguetes precisó que exponer a un menor por más de 15 minutos a sonidos que generen 85 decibeles es equivalentes a escuchar tráfico intenso desde el interior de un vehículo, y que estos pueden afectar la audición de todas las personas, pero especialmente de los niños.

“Perder la audición priva al niño de una experiencia social y personal, lo coloca en desventaja ante el sistema social en que la comunicación verbal y auditiva ocupa un lugar predominante. Por tanto, si no escucha, en algunos casos, se aísla y la comunicación con otros puede no llegar a darse nunca”, manifestó.

Recomendaciones

Los expertos llaman a los padres y adultos a prestar atención a los síntomas que podrían revelar problemas de audición en los pequeños y afirman que si no se sobresalta con ruidos fuertes al mes de edad, no voltea buscando la fuente de algún sonido, no se da cuenta de que una persona está cerca hasta que le ve, hay que buscar ayuda.

“Muchos de ellos disfrutan diariamente de audífonos, videojuegos o programas de televisión a un volumen elevado, y eso disminuye lentamente la capacidad auditiva”, concluyó Rentería.

Cada año el Centro Médico de la Universidad California Irvine realiza una serie de pruebas a decenas de juguetes para evaluar su seguridad, y en las de este año se encontró que en algunos casos el nivel máximo de volumen alcanzó picos de 125 decibeles, mayor que el que causa un jet de reacción durante su despegue cuando se escucha a una distancia prudente.

La mayor preocupación de expertos como Djalilian es que los daños que causan los juguetes en el nivel auditivo en los niños no son fácilmente detectados para los padres, y algunas lesiones son irreversibles.

En ese sentido el doctor Jairo Fonseca, quién realiza investigaciones doctorales en Pediatría en la Universidad de Emory, en Georgia, dijo en diálogo con EFE que la selección de los juguetes que se regalan en esta fiestas y su correcto uso debería ser una preocupación general de los padres.

“Los juguetes pueden ser un arma mortal y los padres deben ser consciente de esto”, advirtió Fonseca y explicó “el mayor problema con los juguetes la tienen los niños pequeños que están en la edad de experimentar con todos los sentidos, todo se lo llevan a la boca, quieren escuchar de cerca”.

Djalilian recomienda enseñar a los niños sobre la seguridad, especialmente la auditiva, y “cómo jugar con los juguetes de manera adecuada”.

Mientras que sugiere a los padres que a la hora de comprar un juguete prueben acercarlo al oído a su nivel máximo para constatar si es demasiado fuerte, o colocarlo el juguete a la distancia del largo del brazo del hijo, o si es que hay que gritar sobre el sonido del juguete para que el hijo escuche, por ejemplo.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje