BIENESTAR

La antigimnasia, un método para alcanzar el bienestar duradero

La antigimnasia o antigym es un método para el bienestar físico y mental que utiliza movimientos sencillos, precisos y exactos para favorecer al organismo.

La antigimnasia, un método para alcanzar el bienestar duradero. Foto: http://antigymnastique.com/
La antigimnasia, un método para alcanzar el bienestar duradero. Foto: http://antigymnastique.com/

La antigym es un método para el bienestar que apuesta a brindar conocimiento sobre el propio cuerpo para poder disfrutarlo. El mismo fue creado a principios de los años 70 por la fisioterapeuta francesa Thérese Bertherat, autora del libro “El cuerpo tiene sus razones”.

La antigym utiliza movimientos sencillos, precisos y divertidos para alcanzar su objetivo y cada movimiento tiene un objetivo concreto y forma parte de una progresión coherente.

Es una actividad que no es considerado ni una terapia, ni un deporte ni una actividad deportiva, sino que es un método llevado a cabo por un profesional certificado que dirige las sesiones sin imponer determinadas posturas, sino guiar a los participantes para alcanzar el bienestar.

En ella se tienen en cuenta los pensamientos, las emociones y los sentimientos y se respetan las leyes mecánicas que rigen al cuerpo, en ningún momento se busca forzarlo a lograr ciertos movimientos.

Beneficios de la antigimansia:

Los impulsores de la antigimnasia aseguran que es un método que mejora la tonificación muscular y la movilidad, y que a medida que se va avanzando a las sesiones el cuerpo va a prendiendo cómo deshacerse de los hábitos que lo dañan, lo tensionan y condicionan.

Su práctica está asociada con una disminución del estrés y de las tensiones musculares ( espalda, nuca, hombros, un mejor dsarrollo de la motricidad y de la coordinación y mayor reparación y recuperación tras la actividad física.
Uno de sus principales objetivos es ayudar a las personas a tener una percepción y un conocimiento de su cuerpo, más profundo, más exacto y más autónomo.

Durante las sesiones el profesional va guiando a los participantes a través de las palabras, como contando una historia, evocando imágenes y desarrollando el movimiento. Mientras que los participantes también tienen momentos donde hacen uso de la palabra, expresan sensaciones, emociones y reflexiones durante la sesión para alcanzar su bienestar.

Sus impulsores aseguran que no es actividad competitiva sino que la idea es que cada uno vaya a su ritmo y en función de sus posibilidades, y destacan que a veces resulta más interesante ‘no conseguir’ cierto movimiento para descubrir lo que el cuerpo aún no es capaz de hacer, lo que no se atreve a hacer o lo que ha olvidado cómo hacer.

La antigimnasia se ha expandido por muchos países durante los últimos años y recientemente ha desembarcado en Uruguay. En su página web indica dónde podemos encontrar profesionales certificados para comenzar a probar este método que busca generar un bienestar duradero en sus participantes.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje