Imprimir

17 de mayo, Día mundial de la hipertensión arterial

El 17 de mayo ha sido designado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el Día mundial de la Hipertensión Arterial (HTA). En primer lugar es necesario aclarar ciertas definiciones, como es el caso de la presión arterial que consiste en la presión que el corazón ejerce sobre las arterias con el fin de que éstas conduzcan la sangre hacia los diferentes órganos del cuerpo humano; la presión máxima se obtiene en cada contracción del corazón y la mínima con cada relajación. La HTA es la elevación de los niveles de presión arterial de forma continua o sostenida.

dia-mundial-de-la-hipertension-arterial

HTA como factor de riesgo cardiovascular

Se constituye como un factor de riesgo porque supone una mayor resistencia a la salida de la sangre desde el corazón hacia los diferentes órganos; para vencer esta resistencia, el músculo cardíaco debe aumentar su grosor -lo que se conoce como hipertrofia ventricular izquierda – y así hacer frente a ese sobreesfuerzo. Este incremento del músculo cardíaco termina siendo perjudicial, ya que no viene acompañado por un aumento de la red de vasos sanguíneos que nutren al propio músculo del corazón. Esto puede darse por una insuficiencia coronaria mediante su manifestación típica que es el angor; éste se entiende como el dolor torácico que aparece como expresión de una insuficiente irrigación del músculo cardíaco. Por esta misma causa, el músculo que sufre falta de irrigación se puede tornar más irritable y, de esta manera, convertirse en el origen de arritmias cardíacas. Con el tiempo, el corazón se puede volver insuficiente y es así que aparecen las típicas manifestaciones de insuficiencia cardíaca -falta de aire y edemas de piernas, por ejemplo-. Para aquellos pacientes que ya presentan un problema cardiovascular, la HTA potencia el daño sobre el corazón.

El efecto de la HTA sobre otros órganos

A nivel cerebral, las arterias que soportan cifras de presión elevada durante mucho tiempo se transforman y quedan rígidas y estrechas; como resultado, el riego sanguíneo resulta insuficiente y provoca la aparición de infartos cerebrales. La hipertensión arterial también puede ocasionar la rotura de una arteria y generar una hemorragia cerebral.
A nivel renal, esta enfermedad perjudica a las arterias que llevan la sangre y, además, nutren al riñón. Por ende, también afecta a ese órgano y eso puede desembocar en una insuficiencia renal que hasta, incluso, se llega a requerir diálisis arterial. Asimismo, esta afección tiene repercusiones en las arterias de los miembros inferiores, de la retina y, en el caso de los hombres, puede constituirse como una causa de impotencia.

Diagnóstico

Éste se basa en un sencillo procedimiento de medición. Por lo general, se aconseja realizar, al menos, tres tomas en días diferentes para poder decir que una persona sufre de presión arterial elevada.
Se considera, para todas las edades, que la presión arterial normal máxima es de 120-129 mmHg -milímetros de mercurio- y la mínima es de 80-89 mmHg . Por encima de 130/90 mmHg se entiende que la persona presenta HTA. Una vez que se diagnostica esta enfermedad, es recomendable completar el estudio con un análisis de laboratorio -de sangre y orina- y un electrocardiograma.
Es importante tener presente que la hipertensión arterial, en general, no produce síntomas y puede pasar inadvertida . Un dato esencial es que suele ser más frecuente a partir de los 40 años, aunque también puede aparecer a cualquier edad. Además, existe una predisposición familiar; sin embargo, esto no quiere decir que no se desarrolle en personas sin antecedentes familiares.

Tratamiento

Las recomendaciones generales consisten en evitar el sobrepeso y la obesidad porque empeoran las cifras, mencionadas anteriormente, y dificultan el control de la afección. Lo mismo vale para el sedentarismo y el consumo de tabaco y alcohol. Igualmente, si la persona presenta niveles elevados de ansiedad y estrés debe buscar consejo y apoyo para lograr el control.
Actualmente, existen variados medicamentos que ayudan al control de la HTA. Por esta razón, es indispensable el consejo médico y contar con un especialista de cabecera -el encargado de indicar y controlar el tratamiento-. Es habitual que se precise de un período de tiempo antes de llegar al objetivo de cifras tensionales adecuadas. Sin embargo, es esencial recordar que el control de la HTA será mucho más dificultoso y requerirá mayor número de fármacos si es que no se mantiene una dieta y un estilo de vida apropiados.

Consejos al momento de tomar la presión arterial

Durante la media hora anterior a la toma de la presión arterial no se debe beber, comer, fumar ni realizar ejercicio físico. Es imperativo reposar, al menos, cinco minutos antes de la toma; para eso, es recomendable sentarse en una pose cómoda con la espalda apoyada en el respaldo de la silla, no cruzarse de piernas y quitar la ropa que pueda oprimir al brazo del cual se hará la toma de presión.
SUAT te proporciona los datos fundamentales para que estés informado sobre esta enfermedad que presenta graves consecuencias. Si mantienes inquietudes, no dudes en consultar con un médico.

Dra. María Dutra
Médica de SUAT

Ante cualquier inquietud pueden consultar con uno de nuestros cardiólogos http://www.suat.com.uy/institucional/clinica_estadio/

Leer más sobre:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión