Imprimir

Universidad de Dinamarca: En adultos sanos, consumir bífidus y probióticos para mejorar flora intestinal carece de sentido

Se trata de una de las ideas más publicitadas por los fabricantes de lácteos y principalmente yogures: la existencia de microorganismos como bífidus y otros probióticos que consumidos “optimizan” la salud de la flora intestinal.

El yogurt es copiosamente publicitado como un producto con alto contenido en probióticos. Foto: Pixabay.

El yogurt es copiosamente publicitado como un producto con alto contenido en probióticos. Foto: Pixabay.

Científicos de la Universidad de Copenhaguen, en Dinamarca, desarrollaron uno de los mayores metanálisis en Europa, concentrando siete estudios de campo con hasta un centenar de personas cada uno, entre adultos sanos de entre 19 y 88 años de edad. Los estudios analizaron si el consumo de preparados con probióticos en forma líquida, o también en sólidos, o cápsulas, realmente cambiaban la flora intestinal de las personas, o era solo un placebo.

Uno de cada siete estudiados, mostró algunos cambios relevantes, mientras que los demás no presentaron beneficios de nota en su salud intestinal.

El estudio concluyó que las ventajas que se afirma aportan los lactobacilos y las bifidobacterias (los probióticos más usados en la industria alimentaria), a los individuos sanos, no son demostrables en grado alguno y que las pruebas científicas que avalan esas ideas, no son sólidas, según el trabajo publicado en “Genome Medicine”.

Una forma distinta de ver las cosas

El doctor Oluf Pedersen, responsable principal del estudio, concluyó en referencia al trabajo desarrollado que existe “una gran necesidad de nuevos ensayos bien diseñados y realizados para explorar el potencial de los probióticos en una supuesta mejoría para la salud de personas sanas”. Remarcó en tal sentido que “no se han encontrado pruebas convincentes que los probióticos, tengan algún efecto consistente, en la flora intestinal fecal de los adultos sanos”.

Por su parte la especialista Rosa del Campo, del Instituto de Salud Carlos III, de Madrid, reconoció en forma independiente sobre el trabajo publicado que “si se está sano, tomar un probiótico no tiene sentido; igual que no lo tiene tomar un antibiótico si no lo necesita la persona”, según declaraciones que publica el diario El País de España.

Recordó que en la alimentación cotidiana hay probióticos por cientos, con lo cual consumir yogures con contenidos extra no aportará “ningún beneficio”, añade la publicación.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión