Batlle salteó al coronel Silva y ascendió a general a Carlos Díaz

Duro golpe a los Tenientes de Artigas en el Ejército

Los ascensos en el Ejército y en la Armada se producen, respectivamente, para llenar las vacantes generadas por el retiro del general Juan Lezama y del vicealmirante Francisco Pazos –éste último a su vez había sido sustituido por el contraalmirante Carlos Giani–. En la Fuerza Aérea, en cambio, pasará a retiro el brigadier general César Borucki, actual representante de Uruguay desde hace tres años de un grupo de países en la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) con sede en Montreal.

 

La interna del Ejército

Fuentes militares le otorgaron especial importancia a la designación de Díaz como general del Ejército. Como informara LA REPUBLICA en su edición del 26 de setiembre de 2001, los ascensos a general y los destinos para los principales oficiales del Ejército, son el escenario privilegiado de la disputa entre el presidente de la República Jorge Batlle por aumentar su incidencia y la de Julio María Sanguinetti por mantener la suya, que todos reconocen como muy importante. Hay por lo menos dos nudos estratégicos en esta disputa, el ascenso a general en el puesto dejado vacante por Juan Lezama y la designación al frente de la estratégica División de Ejército III.

Al designar a Díaz, Batlle se salteó al coronel Carlos Silva, actual subjefe del Estado Mayor y único representante de la Legión Tenientes de Artigas entre los coroneles.

Sanguinetti tuvo y tiene un especial enfrentamiento con los Tenientes de Artigas y la decisión del comandante en jefe del Ejército, Carlos Daners, y de Batlle puede leerse como una concesión.

Batlle había dado dos pasos importantes para aumentar su control de las Fuerzas Armadas: la designación de Daners en el Ejército y la del vicealmirante Carlos Giani en la Armada. Ninguno de los dos es hombre orgánico de Sanguinetti.

Sin embargo, no continuó esa línea ascendiendo a Silva y culminando la reinserción de los Tenientes de Artigas. A Silva le correspondía el ascenso si hubiera respetado el orden de derechas. Fuentes militares dijeron a LA REPUBLICA que Silva podría pedir en los próximos días el pase a retiro. El coronel fue informado personalmente ayer de la decisión por el jefe del Estado Mayor, coronel Pomoli.

La Legión Tenientes de Artigas recibe de este modo un duro golpe a su influencia en la interna castrense, por primera vez en la historia desde su creación se quedarían sin un solo general, ya que Lezama, actualmente al frente del Centro de Altos Estudios Nacionales (Calen) pasa a retiro en febrero.

El ascenso de Díaz parece ser una movida compleja. El flamante general no es sanguinettista; por el contrario es de extracción nacionalista. Además fuentes militares lo vinculan a la masonería.

Los informantes destacaron que la gran pulseada será por la estratégica División III. Sanguinetti postula para ese estratégico puesto de mando al general Tomás Medina, actualmente en EEUU, quien junto a los también generales Córdoba y Walter Díaz componen su núcleo duro en el Ejército. La intención de Batlle, por el contrario, sería destinar a Medina a uno de los centros de estudio que quedarán vacantes y no darle mando de tropa.

 

¿Quiénes son los ascendidos?

Díaz, actualmente se desempeña como agregado militar adjunto en los Estados Unidos, como delegado ante la Junta Interamericana de Defensa y también asesor ante la OEA.

Ascendió a la jerarquía de coronel de Infantería el 1 de febrero de 1992. Prestó servicios en los grados de oficial subalterno en diferentes unidades del Arma y en la Escuela Militar. Como jefe comandó el Batallón “24 de abril” de Infantería Mecanizado Nº 3 y en el grado de oficial superior, entre otros, prestó servicios como comandante de la Brigada de Infantería Nº 5 y en el Comando General del Ejército ocupó el cargo de jefe del Estado Mayor Personal del comandante en jefe del Ejército.

El coronel aviador Enrique Bonelli se desempeña actualmente como director de la Dirección General de Infraestructura Aeronáutica. En el grado de oficial superior, entre otros, prestó servicios como director de la Escuela Técnica de Aeronáutica, director de la Escuela Militar de Aeronáutica, y como miembro de la Comisión Calificadora para Jefes y Oficiales Subalternos de la Fuerza Aérea.

Por su parte, el capitán de navío Juan Fernández ocupa actualmente el cargo de jefe del Estado Mayor General de la Armada. Es graduado como oficial de Estado Mayor Naval en la Escuela de Guerra Naval y analista de sistema en la Facultad de Ingeniería, entre otros títulos. Ejerció numerosos comandos y presidió el Tribunal General de Honor de la Armada. También fue agregado naval en los Estados Unidos. *

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje